Keith Raniere: de gurú de la autoayuda a líder de una secta acusada de trafico sexual

Noticias destacadas de El Mundo

La organización captaba mujeres para servir como esclavas sexuales, que eran obligadas a realizar tareas domésticas y eran marcadas a fuego como ganado en sus zonas pélvicas.

Hace unos días era un ídolo, hoy frente a un juez federal de Fort Worth, en Texas, Keith Raniere podría enfrentarse a una condena que va de 15 años cadena perpetua por someter a sus seguidores a trabajo esclavo y estar involucrado en una red de tráfico sexual.

Con 57 años, Keith Raniere fue el fundador de la organización de autoayuda "NXIVM" que funcionaba hace 20 años en Albany, Nueva York.  Antes, en 1998, el “gurú” había creado un programa de motivación personal que impartía a en talleres de cinco días. El costo de los “Programas Ejecutivos de Éxito” no bajaba de los 5.000 dólares.

(Le puede interesar: Japón: polémica por pena de muerte a miembros de una secta terrorista)

Cinco años más tarde fundó Nxivm, con sede en Albany (Nueva York), pero con centros operativos por todo Estados Unidos, México, Canadá y varios países del resto de América.

Su estructura se basa en un esquema de estafa piramidal, en la que además de pagar el curso inicial, a los asistentes se les obliga a tomar clases adicionales a mayor precio y se les incita a reclutar a otras personas para "ascender" dentro de los rangos de Nxivm y así obtener privilegios.

Según la denuncia presentada, la historia ofrece un giro aún más oscuro cuando en el año 2015 Raniere formó una sociedad secreta dentro de Nxivm llamada "DOS", cuyo significado sería "Amo de las compañeras obedientes" o "El voto".

El DOS operaba con una veintena de individuos que debían "reclutar sus propios esclavos" para convertirse en "maestros", marcar a las mujeres con sus iniciales, y ascender en la organización para aprovecharse de los esclavos de otros integrantes.

Además, la condición previa para unirse era aportar ciertas "garantías" de compromiso, entre las que incluían información comprometida sobre amigos y familiares, fotografías de desnudos y derechos sobre las pertenencias del recluta.

"Vanguardia", el nombre con el que se conocía a Raniere dentro de la organización, era el único hombre en el DOS, el resto eran mujeres que provenían de Nxivm y a las que se convencía para participar en esta dudosa actividad, argumentando que esta "era una organización para empoderar a las mujeres y erradicar las debilidades del programa de estudios".

Sin embargo, Raniere siempre se situaba en la cúspide de la pirámide, por lo que finalmente todas debían actuar como sus siervas.

El subdirector adjunto de la oficina del Buró Federal de Investigaciones (FBI) de Nueva York, William F. Sweeney Jr., consideró estos hechos como "un repugnante abuso de poder" y un acto "denigrante" hacia las mujeres.

"Estamos poniendo fin a esta tortura hoy, estos son crímenes graves contra la humanidad, no solo son impactantes, sino desconcertantes por decirlo de forma suave", manifestó el agente.

El caso fue destapado por The New York Times, que en octubre de 2017 publicó un artículo con el testimonio de dos mujeres que consiguieron huir de la secta, a la que se calcula que fueron captadas cerca de 16.000 personas.

El diario involucró en el caso a uno de los hijos del expresidente mexicano Carlos Salinas de Gortari (1988-1994), Emiliano Salinas, a quien identificaba como uno de los supuestos líderes del capítulo mexicano de ESP.

En su día, Emiliano Salinas desmintió todas estas acusaciones y este lunes, con la detención de Raniere, emitió un comunicado en el que expresó su "confianza" en que las autoridades estadounidenses ratifiquen a corto plazo "la inocencia" de su líder.

Por su parte, Keith Raniere escribió en una carta que su grupo simplemente se dedica a la motivación personal y señaló que las acusaciones le "inquietan mucho", puesto que "la no violencia es uno de los valores más importantes" para él.

Comparte en redes:

Temas Relacionados

NXIVMKeith Raniere