El presidente de EE. UU. cambiará de consejero de Seguridad

La caída de John Bolton, el halcón de guerra de Trump

Donald Trump despidió por Twitter a John Bolton, un guerrerista que estaba en desacuerdo con los diálogos en Afganistán, Irán y Corea del Norte y que le mostró los dientes a Venezuela. Según el mandatario, estaba dispuesto a llevar al país a otra guerra. ¿Tiempo de diálogo?

John Bolton fue nombrado en marzo de 2018 consejero de Seguridad Nacional de Estados Unidos.AFP

John Bolton tenía las horas contadas como consejero de Seguridad Nacional de Estados Unidos, y sus posiciones radicales y guerreristas fueron las que le valieron finalmente su salida de la Casa Blanca. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, informó que debido a desacuerdos con muchas de las sugerencias de Bolton pidió la renuncia del funcionario. Una decisión que no es sorpresiva, pues el que fue reconocido como uno de los temidos halcones de guerra del gobierno estadounidense ya venía siendo relegado de sus funciones desde hace semanas. Vea también: ​Trump despide al asesor de seguridad nacional John Bolton 

A finales de agosto, Bolton fue marginado de las conversaciones de paz en Afganistán. La acérrima oposición del funcionario al fallido acuerdo destinado a poner fin a “la guerra más larga de Estados Unidos” motivó a Trump a sacarlo. Aunque Bolton no se oponía a reducir las fuerzas estadounidenses en Afganistán, rechazaba cualquier tipo de acuerdo con los talibanes, como lo estaba haciendo el gobierno Trump, porque según él “no se puede confiar en ellos”.

Pero esta no fue la única fricción con Bolton. Su oposición a un acuerdo nuclear con Corea del Norte y a un compromiso de diálogo con el gobierno de Irán, con quien, según medios extranjeros, Trump celebrará una cumbre pronto, también influyó en la decisión de su despido. A Bolton no le gustaba el acercamiento que su superior tenía con el líder norcoreano Kim Jong-un e incluso no acompañó a Trump a su viaje a la frontera coreana en julio. Tampoco compartía la disposición del mandatario de reunirse con el gobierno de Teherán. De hecho, la tensión entre el presidente y su consejero se agravó el día en que Trump decidió suspender un ataque aéreo contra Irán este año que tenía el respaldo de Bolton, quien además rechazó recientemente la propuesta del presidente de integrar a Rusia al grupo del G7. Poco a poco, estas posiciones le valieron un lugar más alejado de los oídos de Trump, pues se fue convirtiendo en el consejero al que no quería escuchar.

El perfil guerrerista de Bolton ya no tenía cabida en un gobierno que ha buscado diálogos con sus adversarios y que además busca cuidar a su electorado de cara al 2020. El mismo Trump se había quejado de que Bolton estaba dispuesto a llevar al país a una nueva guerra, cuando una de las promesas de su campaña en 2016 fue no entrar en un nuevo conflicto en el exterior. “Si fuera por John estaríamos en cuatro guerras ahora”, dijo el presidente, según informó un funcionario de la Casa Blanca. El secretario de Estado, Mike Pompeo, había dicho que la inflexibilidad y las opiniones de línea dura de Bolton eran corrosivas para la administración, mientras oficiales militares y funcionarios del Departamento de Defensa mostraron su alarma por las solicitudes que hizo el consejero de planes de guerra de contingencia. Vea también: El “show” que no fue para Trump

Por ello, incluso algunos republicanos se alegraron con la salida de Bolton. “La amenaza de guerra en todo el mundo cae exponencialmente con John Bolton fuera de la Casa Blanca. Creo que su defensa del cambio de régimen en todo el mundo es una visión ingenua, y creo que el mundo será un lugar mucho mejor con nuevos asesores del presidente”, dijo a los periodistas el senador Rand Paul, republicano de Kentucky.

Bolton, quien durante el gobierno de George W. Bush fue un firme defensor de la invasión de Irak en 2002, ha sido un diplomático que ha dicho que la Organización de Naciones Unidas “no existe” y que defiende el derecho a un “ataque preventivo” contra Corea del Norte. Siendo un escéptico del multilateralismo, su tiempo dentro de la Casa Blanca le permitió organizar la retirada del país de varios acuerdos internacionales. También se convirtió este año en el rostro más beligerante contra Venezuela, amenazando a Nicolás Maduro con enviarlo a Guantánamo e incluso dejando a la vista su famosa libreta de notas en la que insinuaba un despliegue de tropas en Colombia cuando la crisis diplomática en la región pasaba por su peor momento.

El colapso de las conversaciones de paz de Afganistán esta semana destacó una división interna dentro de la administración Trump en la cual Bolton era un actor importante. Su salida puede marcar un giro en la política exterior de la Casa Blanca, justo cuando Trump busca diplomacia con sus adversarios más intratables. Si bien Trump ha manejado un lenguaje belicoso, llegó a la Oficina Oval sin querer aventurar operaciones militares en el extranjero, por lo que el próximo consejero de Seguridad Nacional, que será nombrado la próxima semana, podría ser alguien que vaya por su nueva línea de diálogo.

Manténgase informado sobre las últimas noticias que suceden en Colombia y el Mundo, el más completo cubrimiento noticioso todos los días con el periódico El Espectador.

 

880411

2019-09-10T22:00:00-05:00

article

2019-09-10T23:07:04-05:00

[email protected]

none

- Redacción Internacional

El Mundo

La caída de John Bolton, el halcón de guerra de Trump

55

7027

7082