La Casa Blanca rompe record de empleados despedidos en el 2017

Donald Trump es el ganador de todos los récords. Durante el primer año de su administración, se registó la mayor cantidad de salidas de empleados sea por despidos, renuncias o reasignaciones.

AFPDonald Trump, presidente de Estados Unidos.

El mandato de Trump ha tenido más movimiento que cualquier administración anterior, incluidos los presidentes Obama y Clinton.  En el primer año de la administración del presidente Donald Trump se registró el mayor número de empleados que abandonaron la Casa Blanca, según informes de medios locales que citaron a la Brookings Institution, un centro de invesitgación sin ánimo de lucro fundado en 1916. 

De acuerdo con el informe, el 34 % del personal de Trump dejó su cargo por varias razones: lo despidieron, reununció o fue reasignado. Esta cifra duplicó el 17 % del Gobierno de Ronald Reagan en 1981.

De acuerdo con un artículo del Wall Street Journal, Trump primero despidió a su asesor de seguridad nacional, Michael Flynn, en febrero pasado, menos de un mes después de que asumió la presidencia, en medio del escándadolo por la intervención rusa en las últimas elecciones, de las que resultó presidente en una contienda contra la candidata demócrata Hillary Clinton. 

(Le puede interesar: Donald Trump sigue siendo Donald Trump)

La historia de la fiscal Sally Yates es aun más dramática. A los nueve días de haber sido nombrada, la despidió por no darle el voto de apoyo a su veto contra los inmigrantes.

Otro de los casos más sonados fue el de Reince Priebus, quien era su jefe de gabinete, una figura con mucho poder dentro del ejecutivo. Duró un poco más que Flynn, pero no puede decirse que mucho más. A los 189 días de llegar al cargo, renunció.

(Le puede interesar: ¿Por qué las viudas no quieren a Trump?)

Priebus anunció su rneuncia a través de Twitter, a lo que el primer mandatario, sin dar ningún tipo de explicación, respondió simplemente anunciando quién sería su reemplazo: John F. Kelly, a quien describió como un gran hombre y un gran americano. 

Steve Bannon, considerado como el gran ideólogo detrás de su campaña, y su jefe de estrategia en el gabinete, salió de la Casa Blanca luego de la publicación de una polémica entrevista en donde cuestionaba las decisiones del presidente. Según Bannon, fueron declaraciones que dio "off de record", pero Trump no se lo perdonó.

A los anteriores, se suman los nombres del fiscal Preet Bahrara, su director de comunicaciones Mike Dubke, luego despidió al reemplazo de Dubke, Anthony Scaramucci. Hizo lo mismo con Walter M.Shaub, director de la oficina de Ética de Administración pública y otros tantos.