Entrevista con Jessica Ramos

La colombiana que llegó al Senado de Nueva York

Jessica Ramos, hija de inmigrantes colombianos, alcanzó la victoria en el Distrito 13 de la Gran Manzana y ocupará por los próximos cuatro años una silla en la legislatura del estado.

Jessica Ramos será la senadora estatal por el distrito 13 de la ciudad de Nueva York. / Cortesía

La carrera de Jessica Ramos por llegar al Senado de Nueva York culminó este martes con una victoria que estaba cantada. La política, nacida en Jackson Heights, Queens, hija de padres colombianos, había conseguido la nominación del Partido Demócrata para el Distrito 13 después de vencer al legislador José Peralta, quien llevaba 16 años en el cargo. Sin embargo, al no haber un contrincante republicano en su zona, su confirmación como legisladora era apenas una formalidad.

Ahora como senadora, Ramos, quien llegó con el apoyo del alcalde Bill de Blasio, buscará ser el rostro del cambio en una de las comunidades inmigrantes más grandes de la Gran Manzana. En entrevista con El Espectador, la nueva senadora estatal de Nueva York habla sobre sus expectativas en el cargo, sobre las medidas antimigratorias de Donald Trump y de su interés por ayudar a los inmigrantes.

Usted va a ser una de las primeras colombianas en ocupar un cargo tan importante en Estados Unidos. ¿A qué cree que se debió su éxito?

La clave estuvo en ganar las elecciones primarias en septiembre, cuando me convertí en la nominada por el Partido Demócrata. Las primarias cuentan más porque en mi distrito no hay republicanos. Me siento muy orgullosa de la campaña que hicimos y que culminó en una gran victoria, porque había mucha ansiedad por todo lo que está pasando a nivel federal y la gente empieza a entender que la única forma en que nos podemos defender de la Casa Blanca es asegurándonos que nuestro gobierno estatal sea lo más fuerte posible.

¿Cuáles van a ser sus propuestas al llegar al Senado estatal?

En primer lugar, después de todo lo que pasó con el juez Brett Kavanaugh, quedó demostrado que los derechos de las mujeres están en riesgo. Le sorprenderá saber que acá en Nueva York los derechos reproductivos de la mujer no están protegidos por ley, así que es una de las primeras cosas que vamos a impulsar y ser protegidas a nivel estatal. Otra de mis luchas será la de abogar por mejorar el transporte público y nuestras escuelas, a las cuales el estado les debe mucho dinero. Y, por último, promover una reforma a los alquileres, algo muy importante para las familias colombianas, porque los arriendos están caros y la ley protege mucho a los dueños y poco a los inquilinos.

Ver más: ¿Qué se juegan Trump y Colombia en las elecciones legislativas de Estados Unidos?

Su campaña recibió apoyos importantes, como los del alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, y del periódico “The New York Times”. ¿Por qué cree creyeron en usted?

Estaba corriendo en contra de un senador demócrata que traicionó a su partido y a su gente luego de que el presidente Trump asumiera el cargo. Mi predecesor, argumentando que obtendría más recursos para nuestro distrito, cedió a muchas cosas con los republicanos, por lo que de cierto modo no estábamos bien representados. Así que mi candidatura entendió que las cosas no pueden seguir funcionando así. Soy nacida y criada en mi distrito y sé de las cosas que mis vecinos necesitan. Es el rinconcito del planeta que más quiero y quiero trabajar para que todos puedan vivir con la dignidad y el respeto que se merecen.

¿Desde cuándo tuvo interés por trabajar en política?

Mi papá desde que llegó a este país fue muy activo políticamente dentro de la comunidad colombiana y fue miembro de la junta comunal acá por muchos años, y después de que él se retiró, seguí sus pasos y siempre estuve involucrada en mi barrio. El servicio público es mi vocación, pues es en lo que mejor puedo utilizar mis habilidades.

Uno de los anuncios de Trump que causó conmoción fue el de querer eliminar la nacionalidad por nacimiento. Al ser hija de colombianos, ¿cómo lo ve?

Podemos comenzar por mi caso. Cuando nací, mi papá y mi mamá ambos eran indocumentados, así que de pasar esa orden ejecutiva no habría sido ciudadana estadounidense. Así que es algo muy personal y en nuestro distrito, que es el más diverso de todo el país, hay mucho miedo. Aquí hablamos más de 160 idiomas, tenemos la segunda comunidad LGBTI más grande de Nueva York, entre ellas la comunidad transgénero más grande del país. Nos diferenciamos de otros distritos porque acá, mayoritariamente, son latinos suramericanos y no caribeños. Entre ellos gran parte son indocumentados. Muchas veces las personas creen que porque no tienen papeles no tienen derechos, y no es así. Quiero asegurarme de hacer todo lo posible a nivel estatal para protegerlos.

Ver más: Trump y la forma cínica de hacer política

Además de su campaña, en el estado de Nueva York hubo tres candidaturas de mujeres colombianas. ¿Fue algo que supieran con anticipación?

La verdad es que fue una bonita coincidencia. En este caso no hubo estrategia ni nada planeado por la comunidad colombiana. Somos mujeres en tres condados diferentes, pero tengo esperanza de que las colombianas somos tan buenas trabajadoras, que vamos a demostrar un gran liderazgo. Me siento muy orgullosa de ser colombiana, pero no voy a ser la senadora de los colombianos. Voy a ser la senadora de quienes viven en mi distrito, que somos un poquito más de 318 mil residentes, que incluye la colonia de colombianos más grande fuera del país. Así que la responsabilidad es muy grande y quiero que los colombianos se sientan orgullosos de mí.

jmesa@elespectador.com
Twitter: @JesusMesa