Guaidó insiste en amnistía para desertores

La difícil tarea de quebrar el apoyo militar a Maduro

Aunque más de cien uniformados venezolanos han desertado, el gobierno de Nicolás Maduro sigue contando con el respaldo de los altos mandos. Aumentan los llamados a que "se pongan del lado correcto de la historia".

Según Migración Colombia, 96 militares ingresaron por Norte de Santander y ocho por Arauca. / Cristian Garavito - El Espectador

En medio del caos y la confusión que se vivió el pasado sábado, mientras los camiones cargados de ayuda internacional intentaban ingresar a Venezuela por puntos fronterizos con Brasil y Colombia, cerca de cien miembros de las fuerzas armadas venezolanas no aguantaron la presión de sus connacionales y se entregaron, poniéndose a disposición de Juan Guaidó, reconocido como presidente encargado de Venezuela por más de 40 países.

Aunque ni el hecho ni la cifra es de poca monta, está lejos de ser la deserción que se esperaba. El punto más importante, y hasta ahora más esquivo para conseguir una transición en Venezuela, es lograr el quiebre del respaldo que el presidente, Nicolás Maduro, tiene dentro de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB).

Desde el pasado 23 de enero, cuando la oposición a Nicolás Maduro empezó "el proceso de transición hacia unas elecciones libres", no han ahorrado llamados a los militares. Saben que más allá del cerco diplomático y la asfixia económica y política, el éxito de su plan pasa por quebrar el apoyo militar, músculo principal del actual gobierno de Miraflores. Estados Unidos también lo sabe y por eso ha sancionado a varios uniformados y envía mensajes para que se pongan del lado de Guaidó.

(Le puede interesar: Migrantes venezolanos se preguntan dónde están quienes los convocaron)

Por eso la Asamblea Nacional venezolana capitalizó como un triunfo los reportes de Migración Colombia que comenzaron a llegar desde el sábado anunciando la entrega de militares. Según la entidad colombiana, al final de la jornada, 96 militares entraron por Norte de Santander y otros ocho por Arauca. Ayer en la mañana también se conoció la noticia de que dos sargentos venezolanos llegaron a Brasil pidiendo asilo. Ayer, la vicepresidenta colombiana, Martha Lucía Ramírez, elevaba la cifra a 120.

¿Golpe al Maduro? Expertos dicen que no, que el centenar de uniformados de bajo rango que le dieron la espalda a Maduro no logran quebrar el verdadero poder. Lo que explica la decisión de Guaidó de cambiar el término "traición a la patria". El sábado, antes de iniciar el plan para intentar pasar la ayuda humanitaria por la frontera, dijo: "En mi condición de comandante en jefe de la Fuerza Armada Nacional, dadas las circunstancias excepcionales que vive la República, dejo sin efecto la calificación de traidores a la patria, para efectivos militares que crucen la frontera”. Iván Duque, presidente colombiano, también reforzó la idea al señalar que el cerco internacional a Maduro “ha permitido que un grupo muy importante de países del mundo ya reconozcan a Juan Guaidó y a la Asamblea Nacional. Lo que necesitamos ahora es que en el propio territorio venezolano los militares sigan dándole la lealtad al presidente legítimo (...), que se pongan del lado correcto de la historia".

El mensaje es clave, pues entra en sintonía con el proyecto de ley de amnistía que propuso la Asamblea Nacional el pasado 27 de enero, carta con la que pretendía convencer a la cúpula militar de cambiar de bando. El documento, sin embargo, recibió críticas por ser poco preciso y tener puntos vagos que, en definitiva, no ofrecían garantías suficientes.

Para Laura Louza, directora de la organización Acceso a la Justicia, el documento es inconstitucional porque el artículo 29 de la Constitución dice que no se puede dar amnistía a delitos de lesa humanidad, crímenes de guerra, genocidio y graves violaciones de los derechos humanos. “Lo que pasa es que allí se hace la excepción, pero solo en un caso, no de manera general. Te dice que nada más quien está siendo procesado por la justicia en este momento va a tener amnistía siempre que no haya cometido esos delitos”, aseguró a este diario.

La organización, si bien aplaude la intención de buscar este camino, también considera que el problema “es que quien está siendo procesado ahora, salvo algunos casos, no cometió esos delitos, porque el régimen es impune. Además, es importante aclarar cuáles son los crímenes de los que habla y especificar cuáles son taxativamente las graves violaciones a los derechos humanos”.

¿Cambio de bando?

La apuesta de ahora es que la presión surta efecto y haga cambiar de parecer a la cúpula militar venezolana. Las últimas deserciones, sin embargo, pueden ser un síntoma de que el bloque que defiende a Maduro está cada vez más fisurado.

(Le puede interesar: Las políticas que llevaron a Venezuela a la emergencia humanitaria compleja)

Rocío San Miguel, experta venezolana en asuntos militares y directora de la ONG Control Ciudadano, aseguró a El Espectador que, desde que se publicó la ley de amnistía, “el mensaje de Guaidó está calando dentro de las filas de la Fuerzas Armadas y es difícil que los militares puedan desagregar los alcances de esta ley”. Asimismo puntualizó que lo que puede dar la estocada final para inclinar la balanza a favor de la oposición no es la presión internacional sino la agudización de la crisis social.

Sobre las deserciones que ha sufrido el bloque militar de Maduro, la experta le dijo a El País: “Todo es un goteo que está erosionando la roca. Tenemos 4.009 deserciones reconocidas por la Guardia Nacional en enero de este año, en un documento que filtró la propia institución con la intención de alertar que se están yendo”.

Para el internacionalista Rafael Piñeros, el panorama sigue siendo incierto para el presidente de la Asamblea Nacional: “Guaidó sale debilitado porque tras lo sucedido no es muy claro que el apoyo que tiene en su tierra sea masivo”.

841660

2019-02-24T21:00:00-05:00

article

2019-02-24T21:00:01-05:00

[email protected]

none

Nicolás Marín Navas

El Mundo

La difícil tarea de quebrar el apoyo militar a Maduro

55

6217

6272