Los alcances de Boko Haram

La historia de los 135 niños que fueron obligados a suicidarse en el 2017

Unicef dice que los niños se han convertido en "objetivos de primera línea, utilizados como escudos humanos, son asesinados, mutilados y reclutados para luchar".

Agencia Anadolu

Unicef advirtió el jueves un aumento alarmante en el número de niños que se utilizan en zonas de conflicto en todo el mundo, ya que las partes en conflicto ignoran las leyes internacionales diseñadas para proteger a los más vulnerables.

(Le puede interesar: En el pueblo natal de Boko Haram, el fmeinismo gobierna)

El organismo de la ONU dijo en un comunicado que, en el norte de Nigeria y Camerún, Boko Haram había obligado al menos a 135 niños a actuar como terroristas suicidas en 2017, casi cinco veces más que en 2016.

"Los niños están siendo blanco y expuestos a ataques y violencia brutal en sus hogares, escuelas y patios de recreo", dijo Manuel Fontaine, Director de Programa de Emergencia de Unicef.

"En los conflictos alrededor del mundo, los niños se han convertido en objetivos de primera línea, utilizados como escudos humanos, asesinados, mutilados y reclutados para luchar. La violación, el matrimonio forzado, el secuestro y la esclavitud se han convertido en tácticas estándar en los conflictos desde Irak, Siria y Yemen hasta Nigeria, Sudán del Sur y Birmania", dijo el comunicado.

"En Somalia se reportaron 1.740 casos de reclutamiento de niños en los primeros 10 meses de 2017", agregó.

Según Unicef, la violencia ha obligado a 850.000 niños a huir de sus hogares, mientras que más de 200 centros de salud y 400 escuelas fueron atacados en la región de Kasai, en la República Democrática del Congo, en el transcurso de 2017.

El organismo estima que 350.000 niños han sufrido desnutrición aguda severa en la región asediada.

En Sudán del Sur, más de 19.000 niños han sido reclutados en las fuerzas armadas y grupos armados y más de 2.300 niños han muerto o han resultado heridos desde que el conflicto estalló por primera vez en diciembre de 2013, dijo Unicef. 

"En Yemen, casi 1.000 días de enfrentamientos dejaron al menos 5.000 niños muertos o heridos, según datos verificados, y se espera que las cifras reales sean mucho más altas. Más de 11 millones de niños necesitan asistencia humanitaria. De los 1.8 millones de niños que padecen malnutrición, 385.000 están gravemente desnutridos y en riesgo de muerte si no reciben tratamiento urgente", agregó. 

La declaración además decía que en Afganistán casi 700 niños fueron asesinados en los primeros nueve meses del año.

"En la República Centroafricana, después de meses de reanudar los combates, un aumento dramático de la violencia dejó a muchos niños asesinados, violados, secuestrados y reclutados por grupos armados", agregó.

 

últimas noticias

El futuro de Venezuela después de los drones

Viktor Orban, el nuevo amigo de Donald Trump

El judío que le enseñó oratoria a Hitler