La historia del físico nuclear que "desapareció" en manos de la dictadura argentina

La denuncia formal por la desaparición de Antonio Gentile se hizo en 2015, pero su imagen alcanzó a figurar en varios actos conmemorativos organizados pro organizaciones de derechos humanos.

AFP

Antonio Gentile fue docente entre los años 50 y 60 en la Universidad de Buenos Aires. El físco nuclear argentino desarrolló gran parte de su carrera científica en la Comisión Nacional de Energía Atómica y después, durante la última dictadura militar del país (1976-1983), pasó a figurar en las listas de desaparecidos del país austral, a pesar de que todo este tiempo se había estado en Estados Unidos, el país al que se mudó para seguir su trabajo.

Ellos me han ratificado que sí, que han tenido la suerte de poder establecer contacto con Gentile”, le dijo a EFE el secretario de Derechos Humanos de Argentina, Claudio Avruj quien añadió que el físico está “en perfecto estado de salud”.

Fue en 1977 cuando se perdió el rastro de Gentile, quien nació en 1933 en la localidad bonaerense de Mar del Palta y estudió en el Instituto Balseiro de Bariloche (provincia de Río Negro). Durante los últimos  años, su figura apareció en los actos de conmemoración de las organizaciones  de Derechos Humanos junto a otros científicos de la misma escuela, como Susana Grinberg, Eduardo Pasquini y Manuel Tarchitzky.

(Lea también: Se volvió taxista para buscar a su hija y la encontró 24 años después)

Según explicó el titular de Derechos Humanos, en 2015 se recibió en esa secretaría, en la provincia de Río Negro, la denuncia formal de desaparición por parte de excompañeros del entorno científico de Gentile y se procedió a abrir un expediente para incluirle en la Comisión Nacional sobre Desaparición de Personas (Conadep).

Avruj señaló que el informe resultó inconcluso por no contar con la información necesaria para completar el trámite burocrático y que "no hubo mayores reclamos" al respecto.

Las últimas informaciones que apuntaron a Gentile en la década de los setenta hacen referencia a que, supuestamente, este viajaba de Nueva York a Buenos Aires para buscar a una hermana suya que había sido secuestrada durante la dictadura.

No obstante, Avruj afirmó que en la Conadep, que registra más de 9.000 casos, aparecen dos mujeres con el mismo apellido pero no hay constancia, por el momento, de que ninguna sea su pariente.

"En Río Negro circula la información de que es hijo único", dijo.

Es importante señalar, como resaltó Avruj, que los familiares de Gentile nunca solicitaron ni recibieron la indemnización económica que se otorga a los familiares de las personas fallecidas a causa del régimen de facto y que recoge la ley argentina de reparación.

"Esta persona no cobró indemnizaciones, ningún familiar recibió en su nombre y tampoco hubo pago", confirmó el secretario.

Debido a las extrañas circunstancias en las que se dio a conocer que Gentile sigue vivo -teniendo en cuenta que el Instituto Balseiro recibió esta información hace varias semanas pero no lo manifestó-, el caso ha suscitado reacciones que ponen en duda la labor de los organismos que trabajan por encontrar a estas personas.

Por esta razón, la secretaría que encabeza Avruj se comunicará nuevamente con la institución para investigar cómo se conoció la noticia y esclarecer por qué no se hizo pública mucho antes, así como para intentar contactar directamente con Gentile.

"En absoluto este hecho mancha todo el trabajo que se ha hecho por la búsqueda de las personas desaparecidas. Es un capítulo de la búsqueda, de alguien que no se sabía el paradero, pero no se puede banalizar el drama de las víctimas del terrorismo de Estado y de los organismos de derechos humanos", concluyó.

últimas noticias