La increíble historia de la adolescente alemana que se unió al Estado Islámico

Liza Wenzel, de 16 años, huyó de Alemania para casarse con un yihadista. Fue detenida en Mosul y hoy enfrenta la pena de muerte.

Imagen tomada del video de las autoridades iraquíes, cuando capturan a Liza Wenzel en Mosul. Tomada de YouTube

Lisa Wenzel, la alemana de 16 años que huyó de su Alemania natal para casarse con un yihadista, puede enfrentarse a la pena capital debido a sus vínculos establecidos con el Estado Islámico (EI), según el primer ministro de Iraq, Haider al-Abadi, citado por el diario inglés The Independent.

“Conforme ciertas leyes, los adolescentes son responsables por sus acciones, sobre todo si se trata de actividades criminales como la matanza de gente inocente”, comentó el primer ministro en una entrevista a Associated Press, y añadió que el futuro de la chica reside ahora en manos de la justicia iraquí.

La joven sigue detenida en la cárcel del aeropuerto de Bagdad junto con otras tres mujeres de Alemania. Las compatriotas de Linda son Nadja, una chica de 20 años, su madre Lamia, de 50 años, ambas con orígenes marroquíes, y Fatima M., una alemana nacida en Chechenia.

Tras la liberación de Mosul en Julio 2017, las fuerzas de seguridad iraquíes encontraron a las cuatro en un sótano y las arrestaron. Wenzel desapareció de su casa en Pulsnitz, un pequeño pueblo alemán en el Estado de Sajonia hace un poco más de un año.

Según relataron sus amigos a la revista Der Spiegel, Linda era una adolescente muy tímida que no se atrevía a tomar un tren sola. Sin embargo, seis meses antes de desaparecer del colegio, pidió autorización para llevar el velo islámico. La jovencita, sin embargo, emprendió soloa un viaje a Chechenia, en donde estaba un joven del que se enamoró, después viajó a Siria. Dicen los investigadores que fue reclutada en las redes sociales. 

Su familia era protestante y ella jamás mostró interés en la religión. Sin embargo, a mediados de 2016 dijo que estaba interesada en el Corán, relataron sus padres a la prensa alemana. Así comenzó a estudiar árabe.  Un día falsificó la firma de sus padres y emprendió el viaje que hoy la tiene al borde de una terrible condena. 

En un video se ve a la joven llorando por unas heridas de bala. “Quiero irme de aquí, de la guerra, de las armas y del ruido. Quiero regresar a casa de mi familia”, pidió Linda encerrada en la celda de la prisión en Bagdad, según DailyMail.  Su sueño será difícil de cumplir, ya que a todas ellas les espera un largo juicio. Los diplomáticos alemanes todavía desconocen la acusación exacta, pero será algo parecido al terrorismo o afiliación al Estado Islámico (EI), relata el Magazín alemán Der Spiegel. Un delito que, según las leyes iraquíes, se castiga con pena de muerte por ahorcamiento.

No se ha dado a conocer todavía el papel que jugaron las cuatro detenidas alemanas dentro del EI y sigue siendo incierto si estuvieron involucradas en las estructuras militares o en el aparato de seguridad del grupo terrorista, según la revista alemana Focus.

Pero las alemanas no son las únicas que se van a la guerra. En la prisión de Bagdad hay mujeres de Bélgica, Siria, Francia e Irán. La mayoría de ellas fueron encontradas en Mosul. Además, cientos de mujeres no iraquíes, presuntamente vinculadas al EI, están detenidas en una cárcel cerca de Mosul. Se les acusa de haber llevado a cabo varios ataques terroristas, mencionó un oficial iraquí a Associated Press.

Más de 2.500 combatientes europeos siguen luchando por el Estado Islámico, comentó el coordinador de la lucha antiterrorista de la Unión Europea en Infobae. Este número refleja la mitad de los 5.000 luchadores europeas en Irak y Siria que inicialmente llegaron a formar parte del grupo armado de EI, explicó Gilles De Kerchove al diario alemán Die Zeit. Sin embargo, fuentes de Estados Unidos suponen que todavía quedan unos 13.000 europeos combatientes en esta zona.

últimas noticias