La marca de autos reconoció que sostuvo vínculos con la dictadura chilena

Un informe encomendado y presentado este jueves por Volkswagen (VW) reveló los estrechos vínculos de las directivas de la fabricante alemana y la dictadura brasileña, entre 1964 y 1985.

Por encargo de la marca, el historiador alemán Christopher Kopper presentó un informe sobre el vínculo entre Volkswagen y la dictadura brasileña.Agencia Anadolu

"Volkswagen de Brasil fue irrestrictamente leal al Gobierno militar y compartió sus objetivos económicos y de política interna", señala el estudio realizado por el historiador alemán Christopher Kopper, de la Universidad de Bielefeld.

(Le puede interesar: En Brasil, la violencia mata más personas que en Siria)

De acuerdo con la investigación de Kopper, la compañía automotriz informaba al régimen sobre las actividades sindicales de sus trabajadores. Había una “lista negra de trabajadores políticamente indeseados”. A raíz de esto, seis operarios fueron detenidos y otro torturado en la fábrica en São Bernardo do Campo, un municipio de São Paulo.

“Las torturas por parte de los policías comenzaron en la sala de Recursos Humanos de la montadora en São Bernardo do Campo. Ellos querían que yo dijera el nombre de otras personas que eran sindicalistas, que tenían actividades políticas, que yo los delatara allí", relató Lúcio Bellentani, extrabajador de la empresa alemana en una entrevista a la Agencia Brasil.

Bellentani fue arrestado el 28 de julio de 1972, a las 23:30 (hora local) y duró 47 días sin que su familia conociera de su paradero.

"Mi esposa fue todos los días a la Volks, iba al Departamento de Personal, al Departamento de Seguridad y ellos decían que no sabían dónde estaba", dijo.

Lucio Bellentani fue torturado por parte de dos policías del Departamento de Orden Político y Social (DOPS), detenido por 8 meses y luego absuelto por su posición política, puesto que militaba en el Partido Comunista Brasileño (PCB).

Hasta 1980, VW Brasil despidió trabajadores “por causa de sus actividades sindicales", señala el informe de Kopper.

En 2015, un grupo de exfuncionarios y centrales sindicales presentaron una solicitud de representación en el Ministerio Público Federal (MPF) para que se investigara a Volkswagen. Los trabajadores perseguidos exigieron ser reparados.

El presidente de Volkswagen para la Región Sudamérica y Brasil, Pablo Di Si, reconoció el informe titulado "La VW de Brasil durante la Dictadura Militar brasileña (1964-1985)".

“Lamentamos profundamente los episodios que puedan haber ocurrido en aquel período. Este informe nos obliga a trabajar cada vez más como una empresa propagadora de los derechos humanos”, dijo Di Si.

Para reforzar el apoyo de Volkswagen con los derechos humanos, se dio a conocer una placa en memoria de las víctimas del régimen militar en las instalaciones de la planta de Anchieta en São Bernardo do Campo, informó la compañía en una nota de prensa.

 

últimas noticias

Las cicatrices de la esclavitud en Brasil

¿Cómo es sobrevivir sin empleo en Argentina?