Así es cómo unas lágrimas te pueden cambiar el destino

La niña refugiada que lloró por Merkel puede quedarse en Alemania

La niña palestina que Angela Merkel "hizo llorar” se convirtió en noticia mediática en julio de 2015. Si las autoridades no hubieran reaccionado, la chica, sus padres y tres hermanos tendrían que haber regresado en octubre 2017.

La canciller alemana, Angela Merkel, en la Cancillería en Berlín (Alemania) el 27 de septiembre de 2017.CARSTEN KOALL, EFE

Reem Sahwil y su familia recibieron el permiso de residencia ilimitada, según confirmó el ayuntamiento de Rostock, situado en el este de Alemania. Con esta autorización, la familia puede pedir la nacionalidad en el futuro.

En agosto 2017, la niña publicó su autobiografía, escrita por Kerstin Kropac "Tengo un sueño", en la que narra su pasado y recorrido hasta llegar a Alemania. Reem nació en un campo de refugiados en Wavel, en el este de Líbano. Por falta de atención médica no recibió suficiente oxígeno y creció muy lentamente, pasando gran parte de su infancia en una silla de ruedas. En el  2010, viajó en avión con su madre a Alemania para recibir una terápia de células madre. Aunque ya puede caminar sin ayuda, algunas partes de su cuerpo siguen paralizadas.

En el 2015, Merkel visitó un colegio de niños con movilidad reducida, donde Reem formaba parte del público. La niña de 14 años se articuló en un alemán perfecto y explicó a la canciller que quería cumplir su sueño, vivir como sus compañeros de clase y seguir estudiando. "Es doloroso ver cómo los demás disfrutan sus vidas, y uno no puede gozarlo de la misma manera".

La respuesta de Merkel fue: “Tú eres una chica muy simpática. Pero sabes que en Líbano hay miles y miles de refugiados palestinos. Y que si les dijéramos a todos que pueden venir… y también a los africanos… No podemos hacerlo. Algunos van a tener que volver a su país”.

Mientras Merkel pronunciaba ese discurso, la niña rompió a llorar. Cuando Merkel intentó calmarla y decirle "que no se preocupe, que lo ha hecho muy bien”, el reportero del programa se pronunció y dijo que la chica no lloraba por eso, sino porque estaba triste, pues se encontraba en una situación muy complicada. La fría reacción de Merkel fue: "Ya sé que se encuentra en una situación muy complicada, por eso la quiero consolar", y se acercó a la chica.

Algunos días más tarde, Merkel pronunció el lema "Lo logramos”, refiriéndose a la crisis de refugiados en Europa 2015, que volvió a pronunciar a lo largo de su candidatura.