Elecciones 2018: Colombia elige presidente

hace 59 mins

La opción nuclear que Trump quiere para destrabar los fondos

Para poner fin al cierre parcial del Gobierno, el presidente de EE.UU. sugiere activar la "opción nuclear". Es decir, que los republicanos en el Senado aprueben el presupuesto sin necesidad del voto demócrata.

El presidente de EE.UU., Donald Trump amenaza con otra "opción nuclear". AFP

Donald Trump está furioso. Y desesperado porque los planes que tenía para celebrar su primer año en la Casa Blanca se vieron frustrados por su poca habilidad política. Acostumbrado a ordenar y no negociar, a aprobar a punta de órdenes ejecutivas y no llegar a acuerdos sus amenazas no disuadierona los demócratas.

El viernes, tras una semana de intensos debates con los repubicanos, los demócratas decidieron no aprobar el presupuesto que necesita el gobierno Trump para seguir funcionando. Así se convirtió en el primer presidente en cumplir su primer año de gobierno con la Administración cerrada. 

La última vez que el gobierno federal se vio forzado a paralizar sus actividades fue en octubre de 2013, durante el gobierno de Obama, cuando 800.000 empleados públicos fueron licenciados durante 16 días.

Por vuelve a amenzar (y ya ha dicho que su botón nuclear es más grande). Intenta presionar a los demócratas con otra amenaza nuclear. ¿Cuál? "¡Si el punto muerto continúa no hay acuerdo los republicanos deberían ir por el 51 % (Opción Nuclear) y votar un verdadero presupuesto a largo plazo", dijo Trump en su cuenta de  Twiter.

"Genial ver lo duro que están luchando los republicanos por nuestras Fuerzas Armadas y la Seguridad en la Frontera. Los demócratas solo quieren que inmigrantes ilegales entren en masa en nuestra nación sin control", agregó Trump en su cuenta de Twitter.

El Senado no aprobó el viernes los fondos para financiar al Gobierno y abocó al Ejecutivo de Trump a un cierre parcial e indefinido que entró en vigor a partir de esa medianoche.

La propuesta presupuestaria de los republicanos obtuvo más votos a favor (50) que en contra (48), pero fueron insuficientes para aprobar un proyecto de ley que requería el respaldo de 60 senadores.

Esa iniciativa, que la Cámara Baja sí aprobó el jueves, dotaba de financiación al Gobierno hasta el 16 de febrero, dando más tiempo a demócratas y republicanos para pactar unos presupuestos definitivos para el año fiscal 2018.

Los demócratas, sin embargo, vincularon su apoyo a que Trump y los republicanos accedieran a regularizar a los cerca de 800.000 jóvenes indocumentados conocidos como "soñadores".

(Le puede interesar: ¿Qué pasa con el cierre del Gobierno de EE.UU?)

El programa con el que el Gobierno de Barack Obama (2009-2017) protegió a esos jóvenes de la deportación (DACA) expira este 5 de marzo, tras ser cancelado el pasado septiembre por Trump.

La Casa Blanca ha exigido al Congreso 18.000 millones de dólares en una década para construir un muro fronterizo con México -una gran promesa electoral de Trump- como requisito en la negociación de una solución para los "soñadores", algo inaceptable para los demócratas.

Pero el presidente "no negociará sobre una reforma migratoria hasta que los demócratas dejen de hacer juegos y reabran el Gobierno", advirtió este sábado su portavoz, Sarah Sanders.

Los efectos del cierre del Gobierno

A menos de que se alcance un acuerdo en la próxima votación, los efectos del cierre parcial se sentirán a partir del lunes. Los militares deberán permanecer en sus puestos, al igual que la policía, la guardia fronteriza, los agentes aduaneros y los operadores de vuelo en todo el país.

Se mantendrán las operaciones de la Casa Blanca, el Departamento de Estado, el Congreso y reparticiones federales como la Oficina de Correos, aunque con menos personal.

Pero no abrirán la Dirección Impositiva, la Administración de la Seguridad Social y los Departamentos de Vivienda, Educación, Comercio y Trabajo, así como la Oficina de Protección Ambiental.

La participación Donald Trump en el Foro Económico Mundial de Davos (Suiza) a mediados de la semana próxima, confirmada hasta el viernes, quedó en el aire, según admitió la Casa Blanca este sábado.

"No vamos a reanudar las negociaciones sobre inmigración ilegal hasta que desbloqueen al gobierno y permitan a nuestros soldados y sus familias cobrar el salario que han ganado", dijo a soldados estadounidenses el vicepresidente Mike Pence, de camino a Medio Oriente.

¿Qué es la opción nuclear?

La llamada "opción nuclear", que el líder de la mayoría en el Senado -en este caso, el republicano Mitch McConnell- puede convocar a discreción, cambia las reglas del Senado al requerir una aprobación solo por mayoría simple (51) y no de 60 votos.

Así, esta excepción, aprobada por los demócratas en 2013 para frenar entonces la obstrucción "sin precedentes" de los republicanos, pone en peligro la capacidad del partido de la minoría para frenar o bloquear el voto en casi cualquier materia.

Sin embargo, un portavoz de McConnell aclaró hoy que el grupo parlamentario republicano en la Cámara Alta "se opone a cambiar las reglas sobre legislación".

La decisión unilateral de reducir la barra de 60 a 51 votos transformaría profundamente el funcionamiento del Congreso. La mayoría de los senadores se opone a esta iniciativa.

Lejos de sentarse a negociar un salida, republicanos y demócratas se dedicaron el fin de semana a culparse mutuamente del cerrojazo, actitud que hoy se repitió en el Congreso, convocado en pleno domingo por la crisis.

Esta medida, conocida en Washington como "opción nuclear" marcaría una ruptura radical en el funcionamiento de esta institución que debe contrabalancear los excesos partidarios de la tumultuosa Cámara de Representantes.

Con información de EFE y AFP