La oportunidad detrás de que Trump saque a los inmigrantes y los devuelva a sus países

El secretario general del SICA, Vinicio Cerezo, aseguró hoy que el regreso de inmigrantes estadounidenses a sus países, puede ser una oportunidad para que Centroamérica reciba nacionales cualificados y blingües.

Vinicio Cerezo, secretario general del Sistema de Integración Centroamericana.

El secretario general del SICA, Vinicio Cerezo, consideró hoy que la política migratoria del presidente de EEUU, Donald Trump, puede suponer el retorno de muchas personas de pobreza extrema o relacionadas con la violencia, pero también cualificadas que pueden ayudar al desarrollo de la región.

(Le puede interesar: En la Casa Blanca quieren intercambiar dreamers por muro)

El expresidente de Guatemala habló hoy en la Tribuna EFE-Casa de América del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) y sus objetivos como secretario general desde el 29 de junio pasado.

La política "antiinmigratoria radical" de Trump, si tiene éxito, ocasionará "problemas" y obligará a los países centroamericanos a implementar programas de "recepción" de emigrantes retornados, dijo.

Preguntado en concreto por el caso de los salvadoreños, consideró "gravísimo" que 300.000 personas puedan perder el estatuto de protección temporal en EEUU y tuvieran que regresar a su país a buscar oportunidades que "no tendrán fácil encontrar".

En Centroamérica, defendió, debe abrirse la discusión sobre los migrantes que se van y los que retornan, que podrían ser mano de obra mejor cualificada, lo que relacionó con estrategias de desarrollo.

Explicó que EEUU siempre tiene una visión que "tiende a disgregar" a los centroamericanos -aunque Cerezo no sabe si es a propósito-, por ejemplo cuando se habla del "Triángulo Norte" (Guatemala, Honduras y El Salvador).

Esto hacer pensar en un "triángulo sur", lo que provoca una visión, "aparentemente cierta", de que cada zona tiene soluciones diferentes. "Esto nos separa de una solución regional a problemas que son regionales", según Cerezo, que fue presentado por el secretario español de Estado para Iberoamérica, Fernando García Casas.

"Lo ideal sería que EEUU siguiera trabajando por desarrollar sus políticas de acuerdo y en concertación con nuestra región y no de manera unilateral", apostilló.

América Central se ha convertido, continuó, en región de paz y convivencia y, con el proceso de integración, "estamos intentado convertirla en una región oportunidades de inversión".

No obstante, habló de una confluencias de factores en lo que llamó la "tormenta perfecta":
Un alto crecimiento de la capacidad económica de los sectores privados y concentración extrema de riqueza, pero sin estructuras para resolver problemas sociales, con un debilitamiento de las clases medias, población en situación de gran pobreza, regreso de emigrantes desde EEUU y la proliferación del crimen organizado y tráfico de drogas.

Las economías centroamericanas no son suficientes para enfrentar este enorme desafío, que tienen que dedicar algo más del 4 % del Producto Interior Bruto (PIB) al control del crimen organizado, recursos que no van a educación y sanidad, lamentó Cerezo. Así que uno de los retos es consolidar la estrategia de seguridad regional y abrirse a la cooperación internacional.

"La causa de la violencia es la extrema pobreza", aseguró, sobre todo entre los jóvenes (35 % de los centroamericanos son menores de edad), que son marginados del bienestar.

El crimen organizado "recluta a jóvenes sin oportunidades para implicarlos en altos niveles de violencia", agregó.
Entre otros objetivos de su mandato, comentó que pretende la coordinación de todas las instituciones en proyectos regionales y motivar al sector inversor privado.

Y hacer "partícipe" a la gente de la integración para que la sientan y la vivan, que se dé cuenta de los "beneficios" como el libre tránsito de personas

Sobre la situación logística, señaló que existe ya una estrategia, el proyecto de infraestructura del corredor centroamericano de carreteras de alta calidad, puertos de cabotaje y aeropuertos en el plazo de 10 a 20 años, "una oportunidad para los inversionistas", aseguró