La polémica Convención del Mar, ¿podría ayudar a Colombia en litigio con Nicaragua?

Nicaragua busca quitarle a Colombia una porción de su plataforma continental. Por eso llevó a la Corte Internacional de Justicia de La Haya, en 2013, su demanda ante el ente jurídico internacional. Ayer el país presentó sus argumentos para desestimar estas pretensiones.

El 17 de marzo, el alto tribunal le dio la razón a Nicaragua el 17 marzo de 2016 y se declaró competente para tratar la demanda de plataforma extendida. EFE

Según un comunicado de la Cancillería colombiana, este lunes se presentó ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), con sede en La Haya, la defensa de Colombia en el litigio con Nicaragua por la delimitación de la plataforma continental. Ahora solo resta esperar a que la CIJ fije una fecha para las audiencias orales de los litigios.

Colombia alega que la plataforma continental del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, que se extiende hacia oriente en 200 millas náuticas, se une "incuestionablemente" con la plataforma continental que tiene la costa caribe colombiana y por eso sostiene que la Corte no tenía competencia para tratar la controversia.

Tras la denuncia del Pacto de Bogotá (28 de noviembre de 2012), Colombia espera que la discusión de sus límites marítimos y territoriales se aborde en escenarios de negociación y no ante cortes internacionales.

La noticia sobre la controversia marítima se conoce en momentos en donde las discusiones sobre la ratificación de la Convención de Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (CONVEMAR) por parte de Colombia, parecen haber revivido. Recordemos que Colombia firmó la CONVEMAR. Sin embargo, no ha depositado el instrumento de ratificación y por lo tanto no la vincula jurídicamente.

Ver más: ¿Puede Nicaragua extender su plataforma continental?

¿Cuál es la relación entre la controversia marítima con Nicaragua y la ratificación de la CONVEMAR)?

La Convención de Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar es el instrumento internacional más importante para la gobernanza de los océanos. Pero si Colombia cuenta con un territorio marítimo de 928.000 km2, ¿por qué no es parte de ese tratado? Uno de los argumentos usualmente expuestos es el de la controversia marítima con Nicaragua.

Según se ha reportado previamente en El Espectador, en los actuales litigios Colombia alega que las líneas de base nicaragüenses violan el derecho internacional y que con su actuación ha violado los derechos históricos de pesca de las comunidades del Archipiélago de San Andrés.

 Por su parte, Nicaragua mantiene vigente su pretensión de derechos extendidos sobre la plataforma continental y sostiene que la denominada “Zona Contigua Integral” (ZCI) colombiana viola el derecho internacional. 

La plataforma continental extendida y la CONVEMAR

En relación con la plataforma continental extendida, debemos recordar que la CONVEMAR es la primera norma de derecho internacional que reconoce derechos económicos más allá de las 200 millas náuticas. Estados Unidos, aunque ni siquiera firmó la Convención del Mar, ha reconocido la importancia de esta posibilidad y ha avanzado en reclamos de derechos extendidos.

Si todos los demás Estados, incluyendo sus vecinos en el Océano Pacífico, buscan incrementar sus fuentes de riqueza ampliando sus derechos marítimos, ¿qué gana Colombia negando esa posibilidad?

La posición es difícil para Colombia pues Nicaragua invoca el artículo 76 de la CONVEMAR para sustentar su reclamo. El artículo 76 señala que todo reclamo extendido debe ser validado por una comisión de expertos llamada la Comisión de Límites de la Plataforma Continental.

Por no tener otra opción, Colombia ha invocado la CONVEMAR para señalar que la Comisión no ha validado el reclamo nicaragüense. Siendo esto así ¿tiene sentido señalar que la CONVEMAR perjudica a Colombia en litigio con Nicaragua?

Ver más: La posible defensa de Colombia ante La Haya por diferendo con Nicaragua

Sumado a lo anterior, no puede olvidarse que dicha convención reconoce que los derechos marítimos de los Estados dentro de las 200 millas náuticas son mínimos y exclusivos. Nicaragua busca quitarle a Colombia una porción de su plataforma continental precisamente dentro de esas 200 millas náuticas.  Esto quiere decir que, la CONVEMAR, aunque beneficia a Nicaragua, también le brinda a Colombia uno de los argumentos más fuertes.

La ZCI y la CONVEMAR

Ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, en donde se dirime el diferendo limítrofe, también se debate si la denominada Zona Contigua Integral (ZCI) de Colombia en el Mar Caribe viola el derecho internacional.

La zona contigua fue pensada para que los Estados pudieran combatir el contrabando. Hoy es un área jurisdiccional en donde los Estados pueden adoptar medidas para prevenir y sancionar las infracciones que los buques de terceros Estados comentan en contra de su régimen sanitario, migratorio, fiscal y aduanero.

El nombre “ZCI” se debe a que Colombia integró las zonas contiguas generadas por sus islas en el Archipiélago de San Andrés. El objetivo fue formar un área jurisdiccional uniforme frente a una geografía enmarañada. Aunque la ZCI ha generado controversia, su fundamento es un principio reconocido por la misma CIJ en el primer litigio con Nicaragua: que más allá de soluciones geométricas preconcebidas, en las delimitaciones marítimas deberá privilegiarse la administración ordenada de los océanos.

Ver más: Colombia presenta ante la corte de La Haya su defensa en el caso de la plataforma extendida que pide Nicaragua

En la ZCI Colombia reclama derechos de jurisdicción en relación con asuntos ambientales y de seguridad. Estas competencias no están expresamente previstas en la CONVEMAR. Por esta razón, Nicaragua alega que Colombia está violando el derecho internacional.

Entonces, ¿sugiere esto que Colombia no debe ratificar la CONVEMAR? La cuestión no es tan simple. El punto de inicio en este análisis es el reconocimiento del derecho internacional como un sistema en el que las normas interactúan entre sí. El sistema es inmenso, evolutivo y con conexiones muchas veces indescifrables. Sin embargo, son estas particularidades las que le permiten a los Estados interpretar las diferentes relaciones y vasos comunicantes para estructurar soluciones sofisticadas a problemas complejos.

Ver más: Esto es lo que pide Nicaragua a La Haya

La ZCI es una de esas soluciones ya que se sustenta precisamente en la interacción de las normas generales sobre la zona contigua con tratados específicos sobre la protección de la vida humana en el mar, el medio ambiente y la seguridad en los océanos. Por eso Colombia alega que con su ZCI  busca cumplir con un derecho internacional que excede las normas básicas sobre la zona contigua. Estas normas obligan tanto a Colombia como a Nicaragua. En este sentido, la CONVEMAR es tan solo una de las aristas de discusión, pero no su factor determinante.

Aunque la ratificación de la Convención tiene muchas aristas, la actual controversia marítima con Nicaragua no constituye por sí misma un obstáculo insalvable para la ratificación. El debate está abierto…

* Profesor de Derecho Internacional

 

 

últimas noticias

Incendio en Bangladés deja 56 muertos