Policía española detiene a 14 altos cargos catalanes

Miles de manifestantes ya llevan desde la mañana protestando en las calles contra la macrooperación policial que se llevó a cabo a primeras horas de la mañana en la que detuvieron a catorce personas para detener el referéndum que se celebrará el 1 de octubre.

Unas 40.000 personas protestan por el registro que llevó a cabo la Guardia Civil por orden judicial en la consellería de Economía y Hacienda de la Generalitat en Barcelona.EFE, Quique García

Todos preparativos para el día del referéndum estaban casi listos: las urnas de plástico transparente, los colegios electorales y más de 10 millones de hojas blancas donde se leía: “Quiere que Cataluña sea un estado independiente en forma de República”. Con estas cartas los catalanes iban a votar el 1 de octubre sobre el futuro de la comunidad autónoma. Un referéndum, que el Gobierno español considera ilegal, y que fue prohibido y suspendido por el Tribunal Constitucional.

Hoy por la mañana, por orden judicial, la Guardia Civil llevó a cabo varios registros en diferentes departamentos de la administración catalana y detuvo a catorce personas por su supuesta vinculación con la consulta independentista. Además, los agentes se incautaron de entre seis y nueve millones de papeletas impresas con el "sí" y el "no" para la consulta independentista, halladas en el registro de una nave industrial próxima a Barcelona, cuyo propietario también fue arrestado.

Asimismo, por orden judicial se han clausurado páginas webs donde las autoridades catalanas distribuían información sobre el referéndum.

"Estaban avisados", afirmó el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, quien insistió en que las autoridades regionales catalanas "sabían que el referéndum no se podía celebrar porque es liquidar la soberanía nacional y el derecho que tienen todos los españoles a decidir lo que quieren que sea su país".

"No hay ningún Estado democrático en el mundo que acepte lo que están planteando estas personas", declaró Rajoy a la prensa, después de conocerse la operación contra los promotores del referéndum independentista.

Carles Puigdemont, el presidente de la Generalitat de Catalunya, acusó a Mariano Rajoy ““El Gobierno ha ultrapasado la línea roja que le separaba de regímenes totalitarios y se ha convertido en una vergüenza democrática”.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, mencionó hoy en un tweet que “Si Rajoy persiste en esta estrategia represiva encontrará todo el catalanismo unido en su diversidad defendiendo derechos y libertades”.


Ada Colau on Twitter

No sólo políticos catalanes se están manifestando en las redes sociales, sino también altos cargos de política en todo el mundo están opinando sobre lo que pasó en Cataluña.

En Quebec, Jean-Francoise Lisée, menciona en un vídeo que “lo que se está produciendo ahora Cataluña es inaceptable. Es una cuestión de democracia.”


Jean-François Lisée on Twitter

 

Ska Keller, la líder del partido de los verdes en el parlamento europeo, publicó un tweet en el que decía que la represión no es la solución para un problema político. El diálogo y la política deberían predominar. 

 


Ska Keller on Twitter

El vicepresidente del Parlamento Europeo, Dimitris Papadimoulis, menciona que se necesita el diálogo y no las acciones ofensivas que emplean las autoridades españolas contra el gobierno de Cataluña.


Dim. Papadimoulis on Twitter