En vivo: ¿Cómo responder al aumento del desplazamiento interno en Colombia?

hace 2 horas
Por la región del Esequibo

La vieja pelea entre Guyana y Venezuela

Exxon Mobil anunció que invertirá US$5.000 millones para buscar petróleo en Guyana. Una noticia que promete reactivar este conflicto.

Un reciente anuncio de la multinacional petrolera Exxon Mobil promete revivir una vieja pelea entre Guyana y Venezuela. La empresa invertirá US$5.000 millones en la búsqueda de petróleo en Guyana, más específicamente frente a las costas del Esequibo, una región controlada por este país pero reclamada por Venezuela.

La filial de la Exxon Mobil en Guyana, Esso Exploration and Production Guyana Limited, solicitó una licencia de producción y contrató una compañía especializada en la construcción de plataformas petroleras para levantar una en el Stabroek Block, un bloque petrolero sobre el que la Exxon Mobil tiene puestos sus ojos desde hace varios años.

Una mala noticia para Venezuela, que lleva siglos reclamando el control del Esequibo con el argumento de que esta región hacía parte de la antigua Capitanía General de Venezuela. En 1966, Venezuela y el Reino Unido, que representó a Guyana mientras ésta se independizaba, firmaron un acuerdo en París para llegar a una solución a este conflicto. Luego, el 26 de mayo de 1966, Guyana se independizó y pasó a hacer parte de las conversaciones ya no como colonia.

Pero desde 1966 no ha habido muchos avances. En 1970 se firmó el Protocolo de Puerto España, que congeló todo durante 12 años. En 1983 el caso fue llevado por Venezuela ante el secretario general de las Naciones Unidas y en 1987 ambos países aceptaron su mediación para resolver el diferendo.

Con la llegada de Hugo Chávez al poder, el conflicto menguó. Pero fue cuando Exxon Mobil se fijó en Guyana que todo cambió. En 2014, esa multinacional empezó a buscar petróleo en Guyana. Y en abril de 2015, al ver que Exxon Mobil avanzaba, el gobierno venezolano, ya en manos de Nicolás Maduro, se quejó en una carta enviada a Jeff Simon.

En la misiva, la canciller venezolana, Delcy Rodríguez, dijo que esa multinacional “contradice abiertamente el respeto debido al derecho internacional público, mostrando claramente su intención de subvertirlo, dado que privada y unilateralmente pretende realizar operaciones no autorizadas dentro del enorme espacio marítimo colindante con nuestras reservas energéticas en un pretendido bloque, que Venezuela no ha reconocido”.

Pero Exxon Mobil siguió con sus exploraciones, con el beneplácito de Guyana, y el conflicto fue escalando. El pasado 27 de febrero, el secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, nombró a un mediador, el noruego Dag Halvor Nylander, para que ayude a resolver el litigio en un plazo que no debe superar este año.

En caso de que no se alcance un acuerdo antes de 2018, Guterres “elegirá como próximo recurso a la Corte Internacional de Justicia”, a menos que los “gobiernos de Guyana y Venezuela pidan en conjunto abstenerse de hacerlo”. Eso fue antes del anuncio de la Exxon Mobil. El anuncio seguramente va a impedir un acuerdo en 2017. Eso sin contar con la posibilidad de que Estados Unidos, un actor a la sombra, termine favoreciendo a Guyana. No hay que olvidar que el secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, fue durante años el presidente de la Exxon Mobil.

 

últimas noticias