Las calles de Brasil aclamaron a Bolsonaro y repudiaron a la izquierda

Las proclamas de respaldo a la candidatura de Jair Bolsonaro, candidato ultraderechista, se alternaron con las de repudio a la izquierda, la violencia y la corrupción.

Las calles de varias ciudades de Brasil se llenaron de seguidores de Jair Bolsonaro. AFP

Miles de brasileños llenaron las calles en decenas de ciudades del país para expresar su rechazo al Partido de los Trabajadores (PT) y a su candidato presidencial, Fernando Haddad, y ensalzar a su rival en la segunda vuelta de las elecciones, el ultraderechista Jair Bolsonaro.

Las manifestaciones, convocadas por el movimiento "Vem pra Rua" ("Ven a la calle") en 269 localidades, se produjeron a siete días de los decisivos comicios, para los que el capitán en la reserva del Ejército parte como máximo favorito con un 60 % en las intenciones de voto, según los últimos sondeos.

Los miles de simpatizantes de Bolsonaro, un nostálgico de la dictadura militar (1964-1985), acudieron a las protestas bajo una misma premisa: "No al PT, para que Brasil no se convierta en una Venezuela", un discurso explotado por el propio candidato en su campaña.

En Sao Paulo, la mayor ciudad de Brasil, se reunieron en la céntrica Avenida Paulista, vestidos con los colores verde y amarillo y con banderas de Brasil al grito de "mito", como es apodado Bolsonaro entre su militancia, y "fuera PT".

Ver más: Bolsonaro quiere al juez que metió a Lula a la cárcel en su gobierno

"Él no es corrupto. Brasil está cansado de esa corrupción, por eso estamos diciendo basta, fuera el PT", dijo a Efe Gisele Cardoso, de 36 años y profesión podóloga.

José Conceiçao Silva pronosticó que el ultraderechista "va a ser elegido por goleada" y que será un "óptimo presidente" porque, a su juicio, "es un tipo humilde, de familia, del pueblo".

"Brasil no quiere más PT, no quiere más comunistas (...) Brasil quiere cambiar", añadió a Efe este peluquero de 57 años.

En Río de Janeiro, la ciudad más emblemática del país, cerca de un millar de personas se concentraron por la mañana en la orla de la turística playa de Copacabana y aclamaron igualmente al polémico candidato, quien cuenta con un largo historial de declaraciones machistas, racistas y homofóbicas.

También hubo actos en otras capitales regionales como en Belo Horizonte, Salvador, Belém, Goiania y Manaus, así como en Brasilia, la capital del país, donde un grupo se concentró en la Explanada de los Ministerios, una avenida en la que están ubicados los principales edificios del Gobierno.

Ver más: El fenómeno electoral de Brasil, Jair Bolsonaro

Las movilizaciones de fueron, en conjunto, mayores que las de ayer, cuando cientos de personas, en su mayoría mujeres, protestaron contra el ultraderechista en una treintena de ciudades del país.

En paralelo a las protestas, el Tribunal Superior Electoral (TSE), la Fiscalía y varios ministros del Gobierno volvieron hoy a defender el sistema electrónico de urnas y garantizaron que cualquier sospecha de fraude será investigada.

Bolsonaro ha manifestado en más de una ocasión sus sospechas sobre el voto electrónico, aunque dice que respetará los resultados. El capitán siguió desde su casa en Río de Janeiro, donde guarda reposo tras la puñalada que recibió a principios de septiembre, los actos a su favor y agradeció el apoyo.

"Es una señal de que la población realmente está preocupada con el futuro de Brasil y quiere alguien diferente del PT en la Presidencia", afirmó el aspirante del Partido Social Liberal (PSL).

Un soldado y un cabo

La polémica volvió a rondar al ultraderechista con un video viralizado este domingo, en el que su hijo Eduardo Bolsonaro, el diputado federal más votado en la primera vuelta, afirmó que bastaría "un soldado y un cabo" para cerrar el Supremo Tribunal Federal (STF).

La declaración fue hecha en una conferencia a principios de julio, en respuesta a una pregunta sobre la posibilidad de que la máxima corte impidiera el ascenso al poder de su padre, un nostálgico de la dictadura militar (1964-1985).

El video motivó las disculpas del diputado y reacciones de indignación entre los políticos. Bolsonaro desautorizó las palabras de su hijo.

Salvo una sorpresa mayúscula, Bolsonaro se encamina hacia la victoria en Brasil con un discurso conservador en lo social y liberal en lo económico, que además proclama el fracaso de los partidos y la flexibilización del porte de armas en un país con 63.800 homicidios en 2017 (30,8 cada 100.000 habitantes).

Con información de EFE y AFP

819258

2018-10-21T18:12:52-05:00

article

2018-10-21T18:15:50-05:00

alagos_86

none

- Redacción Internacional

El Mundo

Las calles de Brasil aclamaron a Bolsonaro y repudiaron a la izquierda

70

5029

5099