Las críticas de Antonio Ledezma a sus compañeros opositores venezolanos

Una vez logró huir del arresto domicliario al que estaba condenado en Venezuela, y aterrizar en territorio español, Antonio Ledezma empezó a dar las declaraciones que no pudo dar en Venezuela, incluidas las que cuestionan a la oposición.

Antonio Ledezma y su esposa Mitzy Capriles, reunidos en España.AFP

Antonio Ledezma, exalcalde de Caracas y uno de los rostros más fuertes de la oposición venezolana, se vio obligado a reconocer las equivocaciones que han cometido los opositores en los últimos meses, durante su lucha contra el gobierno de Nicolás Maduro.

(Le puede interesar: Antonio Ledezma escapa de Venezuela y está en Cúcuta)

La oposición poco reconoce sus fallas, de cara a la maratónica pelea contra el oficialismo, por eso sus palabras rompen con el acostumbrado silencio. Después de una exitosa protesta callejera, la oposición no supo cómo reaccionar ante las maniobras de Maduro y su equipo en el manejo del sistema electoral y otras instituciones públicas. Algunos analistas consideran que los opositores se concentraron en la lucha callejera y que se olvidaron de otras maneras de pelear la batalla. 

Por eso, Antonio Ledezma reclamó hoy a la oposición. Les dijo que es momento de organizarse y de resolver sus "contradicciones", Les hizo un llamado a la autocrítica, y a "depurarse" para saber quiénes son sus miembros de verdad y para poder plantarse frente a Maduro. 

Ledezma llegó el sábado a Madri. Pasó por Colombia tras salir de Venezuela, donde cumplía arresto domiciliario desde 2015 acusado de conspiración y asociación para delinquir, aunque no había sido juzgado.

El alcalde negó que huyera a un "exilio dorado", sino que es un "perseguido que se liberó" para trabajar y recorrer el mundo "sin tregua" y denunciar la "terrible tiranía" de Maduro.

La crisis política, social y económica de Venezuela es "inimaginable", añadió.
En otra rueda de prensa, el ministro español de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, dijo que el caso de Ledezma demuestra el "drama" en el que viven "multitud de venezolanos".

Ledezma planea reunirse con el secretario general de la Organización de Estados americanos (OEA), Luis Almagro, parlamentarios deEstados Unidos y realizar una gira por Suramérica. En España, quiere que se constituyan lo que él llama "anfitriones del exilio" en casa de venezolanos residentes aquí.

"Prepárate, Maduro, porque vas a vas a oír roncar los motores de la oposición (...) y la verdad", enfatizó.

Señaló que ahora puede ser más útil en España, pero no podrá sentirse libre mientras no salgan los "presos políticos" de la cárcel, ya que "todos corren peligro", y se deje de acosar a medios de comunicación, empresas y ciudadanos.

También se dirigió a la Unión Europea (UE): "No nos dejen solos y sigan sancionando a los narcotraficantes", pidió en referencia al Gobierno de Venezuela. Y la comunidad internacional tiene que "detenerlos y procesarlos".

En medio de gran expectación mediática, explicó que algunos guardias nacionales "colaboraron" espontáneamente en su salida de Venezuela y que muchos militares sienten "vergüenza" de lo que ocurre en el país.
Aseguró que decidió irse porque le llegó la información de que iba a ser "secuestrado", en alusión a las fuerzas de seguridad pero sin mencionarlas explícitamente, y que se iba a responsabilizar de ello a un "comando paramilitar colombiano".

"Había también la idea de revocar el beneficio de casa por cárcel y llevarme a la tumba. Creo que, encerrado en la tumba (...), yo no soy útil como puedo comenzar a serlo desde el exilio", dijo.
Reconoció que contó con un "equipo" que lo ayudó a salir, aunque eran más los riesgos que la posibilidad de llegar a Colombia.

A preguntas de la prensa, señaló que no pedirá asilo en España, aunque habló de este asunto el sábado con el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy.

La idea sería, explicó Ledezma, encontrar una "figura" jurídica que le permita, desde España, moverse por todo el mundo denunciado los "abusos" en Venezuela, y que su familia esté protegida.

Sobre a la posibilidad de un gobierno de transición con un presidente en el exilio, respondió: "Yo no hablo de fantasías".
Piensa más bien en uno de transición de unidad nacional y concentración en Venezuela, con distintos sectores, en el que desempeñe un papel "la reserva moral" de las fuerzas armadas.

"Primero hay que reconocernos unos a otros. El chavismo es parte de Venezuela con sus pecados y equivocaciones, pero existe", apuntó, a la vez que aseguró también que la oposición venezolana no ha ganado nada en la "parodia" de diálogo con el Gobierno, "sino más muertos, más presos y persecución".

Preguntado específicamente por el papel mediador del expresidente del Ejecutivo español José Luis Rodríguez Zapatero, Ledezma consideró que "no da la talla", pues "todas las jugadas las ha ganado el Gobierno" venezolano.

Reveló que Luis Almagro lo telefoneó el año pasado, al inicio del diálogo en Santo Domingo, para advertirle de que había montada una "trampa" para que afloraran las "diferencias" entre opositores y Maduro ganase "tiempo".

Sobre la comparación con el proceso de paz colombiano, enfatizó: "No somos un movimiento guerrillero, no tenemos fusiles".
Ledezma llegó acompañado de su esposa, Mitzy Capriles, llevando la bandera venezolana. Estuvieron, entre otros, el expresidente de Colombia Andrés Pastrana y el líder del partido español Ciudadanos (liberales), Albert Rivera, quien advirtió contra las "fisuras" en la oposición.

últimas noticias