Las polémicas del nuevo director del FBI

Christopher Wray tiene una larga carrera en el sector público y privado. Aunque siempre ha tenido bajo perfil, su carrera no está libre de escándalos.

EFE

El Senado de EE.UU. confirmó hoy a Christopher Wray como nuevo director del FBI, en sustitución de James Comey, quien fue despedido de manera sorpresiva por el presidente estadounidense, Donald Trump, en mayo pasado.

Wray contó con el respaldo de una amplia mayoría de los senadores, con 92 votos a favor y solo 5 en contra.

De este modo, pasará a encabezar el FBI, una agencia policial clave en la inteligencia de EE.UU., en plena investigación sobre la supuesta interferencia de Rusia en las elecciones presidenciales del pasado año y los posibles vínculos entre Moscú y la campaña de Trump, el entonces candidato republicano.

No se esperaban sorpresas en la votación, ya que la oposición demócrata había expresado su respaldo a Wray.

"Es realmente importante que tengamos a un director del FBI fuerte. No puede haber manipulación", dijo Dianne Feinstein, la senadora demócrata de más rango en el Comité Judicial de la Cámara alta.

La investigación de la trama rusa está a cargo del fiscal especial Robert Mueller, exdirector del Buró Federal de Investigaciones (FBI), y que fue nombrado por el Departamento de Justicia.

Durante las audiencias de confirmación, el nuevo director del FBI defendió su independencia y respeto a la Constitución.

"Nunca permitiré que el trabajo del FBI sea conducido por algo más que los hechos, la ley y la búsqueda imparcial de la justicia. Punto", afirmó Wray ante los senadores en referencia a la polémica suscitada por Trump, quien pidió "lealtad" a Comey, poco antes de despedirlo.

"Mi lealtad es a la Constitución y al imperio de la ley, y seguiré respondiendo ante ellos", subrayó el entonces candidato a encabezar el Buró. 

Los escándalos de Wray

Después de graduarse como abogado de la Universidad de Yale, en 1992, Wray se unió a una firma de abogados en Atlanta a la que regresó en 2005,  veinte años después de ocupar varios cargos en el sector público. Con esto, al igual que la mayoría de personas que han ocupado la dirección del FBI, Wray tiene una larga experiencia en el campo judicial, tanto en el papel de fiscal penal como en el rol de abogado defensor.

A pesar de esto, la carrera de Wray no ha estado excenta de polémicas. Según un el Miami Herald, en 2004, mientras trabajaba en el Departamento de Justicia, Wray recibió un informe de la CIA en el que se hablaba de las “posibles violaciones de la ley federal” en Abu Ghraib, la infame prisión en la que el  Gobierno estadounidense recluyó y torturó a decenas de prisioneros acusados de tener vínculos con organizaciones terroristas en Irak.

En cuanto a los casos en los que Wray ejerció como defensor uno de los más llamativos fue el del gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie. En esa ocasión Wray, junto a otro grupo de abogados, estuvo en la defensa del equipo del gobernador que decidió cerrar el puente George Washigton con el fin de generar trancones y afectar la imagen del alcalde demócrata a cargo de Fort Lee, la ciudad afectada.

Temas relacionados

 

últimas noticias