Crimen en Gualeguaychu, Argentina

Las últimas horas de Fernando Pastorizzo, el joven asesinado por su novia

Los mensajes de WhatsApp entre Nahir Galarza y Fernando Pastorizzo, son claves en la investigación. Sin embargo, el peritaje tardará varios días. Fiscalía dice que serán analizadas las conversaciones de los últimos seis meses.

Aunque aún faltan detalles para reconstruir la totalidad de la escena que terminó con la vida de Fernando Pastorizzo, asesinado por su novia, Nahir Galarza, el pasado 29 de diciembre, la Fiscalía tiene claro casi toda la secuencia de la madrugada de ese viernes.

Sergio Rondoni Caffa, fiscal del caso, habló con El Clarín de lo que serían las últimas cinco horas de vida del joven Fernando. Los detalles son estremecedores.

A las 2 de la madrugada, Nahir y Fernando ya estaban juntos. Según la declaración de la joven, estaban en la casa de Pastorizzo cuando ella le pidió que la llevara a su casa, el joven accede, prende la moto y la lleva a su vivienda.

Nahir no tarda mucho. Las autoridades creen que en el poco tiempo que estuvo en su casa, recogió el arma con la que finalmente perpetró el crimen. La misma estaba en la parte de arriba de la nevera. Era el arma de dotación de Marcelo Galarza, papá de Nahir e integrante de la Policía de Gualeguaychú. Lea también: "Te amo para siempre", el mensaje de una joven que horas antes asesinó a su novio

"La persona que sale de su casa con un arma es para cometer el hecho o para defenderse. Siempre hay intención", dijo el fiscal Caffa a El Clarín.

Lo que pasó entre las 2 de la madrugada y las 5:15 de la mañana, hora en la que Nahir le disparó a Fernando, aún está por establecerse. No se sabe si estuvieron de fiesta, si volvieron a la casa de la víctima mortal o si simplemente estuvieron dando vueltas en la moto.

Además: "Nahir no disparó el arma": abogado de la joven que confesó haber asesinado a su novio

En su declaración, Nahir Galarza habló de una discusión. Según la confesa asesina, el debate fue tan intenso, que Fernando decidió bajarse de la moto.  "Si la discusión fue a golpes, si hubo insultos, si hicieron el amor, todo lo que usted se imagine, no lo sabemos", dijo el Fiscal.

padres_nahir_galarza.jpg

Autor: 
Foto: @domenechsebastian - Periodista Todo Noticias (TN)-Canal 13 de Argentina

En algún momento de la madrugada y no se sabe en qué términos, la pareja decide continuar el camino. Son tres horas en las que no sé sabe qué sucedió en la enfermiza relación.

El crimen tuvo lugar entre las calles General Paz y Artigas, dos viviendas después de la casa de la abuela de Nahir. Es posible que cansada de discutir y ya con ganas de irse a descansar, Nahir le haya pedido al joven que la llevara a casa de su abuela. Fernando puso en marcha su moto hacia esa dirección sin saber que la muerte lo rondaba.

También: "Ella va a pagar por lo que hizo", mamá de joven argentina que asesinó a su novio

Cuando están a punto de llegar al destino, se produce el primer disparo. Aún no se sabe si Nahir disparó con la moto en marcha o a muy baja velocidad, lo cierto es que le disparó casi que a quema ropa.  En la espalda.  “Fernando se cayó de la moto - una scooter 110 con ruedas finitas-. Cae boca arriba y recibe el segundo disparo, de frente”, reseña El Clarín.

Después de dispararle en dos ocasiones, Nahir regresa caminando a su casa. Fueron al menos 20 cuadras las que recorrió. Guardó el arma en el sitio y se acostó a dormir. Horas más tarde se levantó y desde su teléfono celular, publicó el mensaje en Instagram. “Cinco años juntos, peleando, yendo y viniendo, pero siempre con el mismo amor. Te amo para siempre, mi ángel". A esa hora, Fernando ya estaba muerto.

A las 10 de la mañana de ese viernes, Nahir es llamada a declarar. No confiesa el crimen y, su papá, empieza a ser sospechoso.

La mamá de Fernando, desesperada, llama a la joven, y le da la noticia. Ella finge sorpresa.

Con el paso de las horas y cuando el cerco de la investigación se cerraba sobre el uniformado Marcelo Galarza, Nahir se quiebra y decide confesar el crimen. “Basta, fui yo, fui yo, fui yo, quítenle la responsabilidad a mi padre y a mi familia". Lo reconoció 10:30 pm, más de 15 horas después de haber asesinado a sangre fría al hombre que decía amar.

La estrategia del abogado de Nahir Galarza, la joven argentina que confesó haber asesinado a su novio, es clara: Demostrar que era víctima de maltrato y acoso por parte de Fernando Pastorizzo, la víctima mortal del caso.