Legalizar la marihuana y la eutanasia: las claves de las elecciones en Nueva Zelanda

Noticias destacadas de El Mundo

Además de los dos referendos sobre la marihuana y la eutanasia, los neozelandeses definirán este sábado si el partido de la primer ministra, Jacinda Ardern, será mayoría en el parlamento, lo que le permitiría a ella continuar en el puesto. Ardern es reconocida a nivel mundial por su respuesta frente al COVID-19 y por impulsar una política progresista en el país.

Originalmente programadas para el 19 de septiembre de este año, las elecciones generales para el 53º Parlamento de Nueva Zelanda se retrasaron hasta el 17 de octubre debido a la pandemia. Alrededor de 3,7 millones de votantes elegirán, por un período de tres años, 72 legisladores de un total de 120 parlamentarios. El resto de los 48 legisladores serán elegidos mediante listas cerradas de partidos.

Ver más: Jacinda Ardern está de cumpleaños: cinco momentos que han marcado su mandato en Nueva Zelanda

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, parte como favorita en las elecciones del sábado, en las que su Partido Laborista tiene posibilidades de obtener una victoria histórica que podría permitirle gobernar en solitario, lo que daría un giro a la izquierda al nuevo gobierno.

Según los dos sondeos más recientes, los laboristas pueden obtener entre 59 a 61 escaños de los 120 que conforman el Parlamento neozelandés, con lo que se abre la duda de si necesitarán aliarse con el Partido Verde u obtendrán una mayoría absoluta que les permitiría formar el primer gobierno sin coalición desde hace más de dos decenios.

El opositor Partido Nacional, liderado por la conservadora Judith Collins, rondaría entre 40 a 41 escaños, mientras que el nacionalista New Zealand First, que es socio en la actual coalición, no obtendría ningún escaño, según las encuestas.

Los neozelandeses también votarán dos referendos en la misma papeleta: uno sobre el consumo personal de marihuana y otro sobre la eutanasia. Las encuestas auguran que saldría victorioso el voto en favor de la eutanasia que es vinculante, y cuenta con el apoyo público de la primera ministra, mientras que es probable que la legalización de la marihuana recreativa sea rechazada en una votación no vinculante.

Las objeciones a la ley que plantea la campaña del no a la eutanasia se centran en que no existen suficientes salvaguardas para evitar que los enfermos terminales sean presionados a someterse a la eutanasia o un tiempo de reflexión suficiente entre la toma de decisión y el procedimiento.

Frente al consumo personal de marihuana, la propuesta consiste en que las personas de al menos 20 años puedan comprar un máximo de 14 gramos de marihuana al día en establecimientos autorizados o cultivar hasta dos plantas o un máximo de cuatro por vivienda compartida con otro adulto. Un reciente sondeo realizado por la empresa UMR por encargo de la Fundación Helen Clark apunta a que un 49 por ciento votará por el sí y otro 45 por el no.

Jacinda Ardern: La primera ministra más joven de la historia de su país

Nacida el 26 de julio de 1980 en Hamilton, en la Isla Norte de Nueva Zelanda, Ardern se crió en las localidades de Morrinsville y Murupara, donde el 16 % de los niños viven en hogares de desempleados y un 11 % de los menores de 15 años sufren inseguridad alimentaria. De sus años en Murupara, la primera ministra recuerda “el impacto de la falta del trabajo y la esperanza y lo que pasa cuando no se invierte en los niños”.

Ver más: Primera ministra de Nueva Zelanda responde a críticas de Trump sobre manejo del COVID-19

Fue elegida ministra en octubre de 2017 cuando tenía 37 años; esto la convirtió en su momento en la jefa de Estado más joven del mundo.

La prueba de fuego para la administración de Ardern llegó el 15 de marzo de 2019, cuando un supremacista blanco australiano tomó por asalto con armas automáticas dos mezquitas de la localidad de Christchurch y mató a tiros a 51 musulmanes, entre ellos varios niños, en el que fue el peor atentado terrorista de la historia del país.

La mandataria anunció inmediatamente una reforma de la ley de tenencia de armas que fue aprobada algunos meses después, consoló con gran empatía a las víctimas y a sus familias, mostró respeto a sus creencias al vestir un velo islámico y convirtió el dolor de la minoría musulmana en el de todo el país al pronunciar una frase que se volvió icónica: “somos uno, ellos somos nosotros”.

A la lista de retos, se sumó el manejo de la pandemia del coronavirus; Ardern fue reconocida a nivel mundial por su respuesta frente al COVID-19, logró controlar los contagios en tiempo récord. Aún con el rebrote del coronavirus a mediados de agosto en la ciudad de Auckland, cuando Nueva Zelanda llevaba 102 días sin infecciones locales, el país acumula sólo 1.524 casos, que incluyen a 25 muertos.

Algunas de sus promesas

Ardern prometió adelantar en cinco años su objetivo de que el 100 % de la electricidad sea generada por energías renovables, así como la eliminación gradual de plásticos difíciles de reciclar para 2025. Asimismo, Ardern recalcó que, de lograr un segundo mandato no introducirá el controvertido impuesto a la riqueza del Partido Verde para gravar con uno por ciento a los ingresos que superen los 659.650 dólares.

Comparte en redes: