¿Lenin Moreno quiere cerrarle el camino a Correa?

El presidente de Ecuador pidió convocar una consulta popular para derogar la reelección indefinida… ¿Y ahora qué hará el expresidente Rafael Correa?

El expresidente de Ecuador, Rafael Correa.EFE

Este es un capítulo más del enfrentamiento entre el presidente de Ecuador, Lenin Moreno, y el expresidente Rafael Correa, cuya amistad terminó días después de que Moreno (candidato de Correa) ganara la presidencia. Entonces, Correa quiso dejar establecido el programa de gobierno pero se encontró con que su aliado, amigo y exministro tenía agenda propia. Algo que, dicen los medios ecuatorianos, no le gustó a Correa.

Correa se fue a vivir a Bélgica (físicamente, porque su mente sigue en Ecuador: a diario manda mensajes a su sucesor, critica sus medidas, tuitea y le hace oposición), pero desde el sábado llegó a Ecuador para “enfrentar” a Moreno. ¿El resultado? Moreno comenzó un proceso para cerrarle sus aspiraciones de regresar al poder. Aunque Correa siempre ha dicho que no le interesa volver a la presidencia (todos los políticos lo dicen), es evidente que la pospresidencia es un estado que le cuesta llevar.

(Le puede interesar: Así es la pelea de Correa y Moreno)

Lenin Moreno envió dos decretos al Consejo Nacional Electoral (CNE) en los que pide convocar una consulta popular que, entre otros asuntos, preguntará a la ciudadanía si se deroga la reelección indefinida. "Porque es el derecho del pueblo, y porque me ampara el Art. 105 de la Ley Orgánica de Garantías Jurisdiccionales y Control Constitucional, he enviado al CNE los Decretos Ejecutivos 229 y 230 convocando a la consulta popular", dijo Moreno en su cuenta de Twitter, al argumentar su decisión sin esperar a que el Tribunal Constitucional se pronuncie al respecto.

El mandatario pidió a principios de octubre a esa instancia judicial que verificara la constitucionalidad de la consulta un proceso que se inició el mes pasado y desde entonces se esperaba una respuesta.

Hoy, en una rueda de prensa en la que entregó los decretos al CNE en nombre del Gobierno, la asesora jurídica de la Presidencia, Johana Pesántez, aseguró que la ley establece un plazo de veinte días para que el Tribunal ejerza su derecho de protección de las garantías constitucionales, pero que ese plazo se ha vencido hace ya tiempo.

Legalmente, abundó, el Gobierno debe entender por "omisión" que el tribunal ha emitido un "dictamen favorable" si a los veinte días de la presentación de la petición no se ha pronunciado. "En uso de las atribuciones contempladas en los artículos 147, numeral 14, 441 de la Constitución de la República y 195 de la Ley orgánica electoral y de organizaciones políticas (...) es que el presidente decreta convocar (..) a referendo y consulta para que se pronuncien por las preguntas que estamos entregando", indicó.

Y para eludir cualquier tipo de crítica por un presunto "decretazo", recordó el caso en 2011 del cantón de La Concordia (en la provincia de Santo Domingo), donde se celebró una consulta por la misma vía y procedimiento y bajo los mismos argumentos.

En aquella época el presidente de Ecuador era Rafael Correa, hoy acérrimo rival de Moreno y quien apenas dos horas antes calificaba de "golpe de estado" su intención de llevar adelante esa consulta y anular, entre otras, la ley de reelección indefinida. En la consulta, el Gobierno también preguntará a los ciudadanos sobre cuestiones medioambientales, la no prescripción de delitos sexuales contra menores y la anulación o enmienda de varias leyes aprobadas por el anterior Ejecutivo, alguna también mediante plebiscito.

Los decretos fueron entregados a mediodía al secretario del CNE, Fausto Holguin, quien diligentemente le colocó ante las cámaras los sellos pertinentes con la fecha del día de hoy. Ese Consejo tiene de plazo 15 días para poner fecha a la consulta, que deberá celebrarse no más allá de los 60 días a partir de los decretos. Según los pazos electorales explicados, la consulta debería celebrarse a finales de enero o principios de febrero.

Un golpe de Estado

El expresidente de Ecuador calificó  de "golpe de estado" la decisión de Moreno, de celebrar una consulta popular con la que busca anular la posibilidad de reelección indefinida, entre otros asuntos.

Con esa decisión, según Correa, su sucesor trata de "aniquilar el país, como hace 20 años", según manifestó en un encuentro con los medios de comunicación celebrado hoy en la sede de la formación de la que es presidente vitalicio, Alianza País (AP) en Quito, al frente de la cual Moreno ganó las elecciones de abril.

Correa argumentó que dicha consulta es inconstitucional y que a diferencia de lo que suele argumentar el actual mandatario, la Constitución de Montecristi (2008) no recoge o menciona el concepto de alternancia.

Recordó que a los jueces que se les planteó en su día incluir la posibilidad de la reelección indefinida, señalaron en 2011 que con esa medida se "aumentaban los derechos" de los ciudadanos al no limitar su posibilidad de elección entre candidatos políticos.

"Todos estos folclores son para impedir que yo vuelva", refirió el expresidente a los medios, antes de defender que la consulta contraviene la Convención Interamericana de los Derechos Humanos, que limita la concurrencia de un mismo postulante a gobernante por limitaciones de edad, país, antecedentes penales o condición mental, pero no por el hecho de haber resultado electo en el pasado.

* Con información de EFE y AFP