Libia tiene tres gobiernos y todos están dispuestos a matarse por controlar Trípoli

En unos días se llevará a cabo la Conferencia Nacional en Libia, en la que se fijará la fecha para unas nuevas elecciones. El peligro de que se desate un nuevo ciclo de violencia es inminente, pues al acecho hay tres gobiernos que aseguran ser los legítimos dueños del poder en el país.

En los últimos días, medios locales aseguran que las milicias de Khalifa Haftar se están preparando para invadir Trípoli. AFP

Desde 2011, cuando el entonces dictador Muamar Gadafi fue tumbado y linchado por su propio pueblo, nadie sabe quién gobierna en Libia. Son tres los movimientos que aseguran ser los legítimos dueños del poder del país y, sin embargo, cada una de estas proclamaciones es porosa y no ha logrado encontrar un respaldo democrático general. ¿El resultado? Cientos de muertos y una guerra interna entre grupos armados y terroristas que buscan dominar el país petrolero, que además es la puerta a Europa para los inmigrantes africanos.

 

Cada cierto tiempo la violencia y la tensión explotan en el país y, el día de hoy, Fayez al Serraj, el único de los tres “presidentes” apoyado por la ONU, autorizó el bombardeo a posiciones ocupadas por las tropas del general Jalifa Hafter, tutor del Ejecutivo en el este y hombre fuerte del país. "Debemos preservar y proteger de toda amenaza las vida de los civiles y las infraestructuras”, aseguró Serraj. Y es que desde hace algunos días, medios locales habían advertido una avanzada de de Hafter en la que supuestamente pretendía atacar Trípoli, la zona que defiende el elegido el organismo internacional.

Inmediatamente Estados Unidos, Francia, el Reino Unido y los Emiratos Árabes pidieron a todas las partes involucradas una desescalada de las fricciones. "En este momento delicado de la transición en Libia, las poses militares y las amenazas de acciones unilaterales lo único que hacen es aumentar el riesgo de que Libia vuelva a caer en el caos", aseguraron los gobiernos a través de un comunicado difundido por el Departamento de Estado de Washington.

(Ver más: Libia,el peor país para los migrantes)

Algunos medios de comunicación europeos no le ven nada raro a esta situación. De hecho, aseguran que era de esperarse teniendo en cuenta que entre el 14 y el 16 de abril se llevará a cabo la Conferencia Nacional en el oasis de Ghadames, un importante evento mediado por la ONU en el que cerca de 130 delegados de todo el país buscarán definir la fecha y las modalidades de las próximas elecciones presidenciales. En principio, el objetivo es fijar una fecha antes del 31 de diciembre de este año.  

Ante semejante oportunidad, es predecible que Hafter busque sonar en la prensa internacional para llegar llegar lo más fuerte posible al encuentro y consolidar su largo recorrido pretendiendo legitimidad a cargo de Libia. Solo debe superar a Serraj, quien está en una frágil posición, y al Gobierno de Salvación Nacional, liderado por Jalifa Ghwell. Y es que desde que Gadafi llegó al poder, en 1969, se convirtió en su principal opositor en el exilio, tras ser reclutado por la CIA en la década de los años ochenta y establecerse en Estados Unidos.

Desde entonces ha hecho todo lo posible por llegar a la presidencia. En marzo de 2011 regresó al país, apenas un mes después de iniciada la revolución contra su viejo camarada y dictador, y cabildeó entre las fuerzas rebeldes hasta lograr ser nombrado jefe del antiguo Ejército Nacional Libio (LNA) por el denominado gobierno rebelde en la ciudad oriental de Toubruk.

 

Luego, en 2014, lanzó una ofensiva para conquistar las ciudades de Derna, bastión del yihadismo en Libia, y Bengazi, segunda ciudad en importancia del país, lo que le concedió también el control sobre el golfo de Sidrá y el puerto de Ras Lanuf, médula de la industria petrolera libia. Y, en febrero pasado, sus tropas se hicieron con el control del sur y de los estratégicos yacimientos petroleros de Al Sharara y A Final, esenciales para la supervivencia económica y energética del gobierno sostenido por la ONU en Trípoli.

Las consecuencias de la guerra civil

La gravedad de guerra civil en el país tiene una doble visión. Por una parte, están los que aseguran que la situación no es tan grave. Il Corriere della Sera, por ejemplo señala que las crónicas de combates locales están sobredimensionadas. “No nos enfrentamos a una batalla real, sino a escaramuzas generalizadas, que a veces se desbordan en acciones de guerrilla limitadas. Prueba de ello son los presupuestos generales de muertos que, por ejemplo, no son tan graves en las últimas 48 horas: una muerte segura y otra por verificar, además de una docena de heridos”.

La visión de Ministerio para Asuntos de los Desplazados del Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA), sostenido por la ONU es diferente. En 2014, durante una escalada de los combates entre las diferentes fuerzas, señaló que más de 3.850 familias libias se han visto obligadas a huir de sus hogares en Trípoli y a buscar refugio en las localidades de extrarradio a causa de tres semanas de combates. Además, afirmó que en ese momento 125 familias se refugiaron en escuelas de los barrios en combate, donde se vive en condiciones precarias.

(Le puede interesar: ¿Por qué huye la gente de Libia?)

El sector económico ha sido otro de los que se ha visto afectado en el país, a pesar de ser un territorio rico en recursos naturales, especialmente en petróleo y gas natural. Sin embargo, a mediados de 2018, las exportaciones de hidrocarburos, que representan más del 70% del PIB nacional, caían en picada. En ese momento el Fondo Monetario Internacional aseguró que, si Libia sigue en esta trayectoria, agotará sus finanzas para 2019.

El tiempo corre en contra del país y ahora su único salvavidas económico parece ser el petróleo. El año pasado, la producción se estabilizó en cerca de 1 millón de barriles por día en el primer semestre de 2018 y a final de ese mismo año, llegó a su producción del material más alta en los últimos cuatro años. El gobierno interno que termine llegando al poder tendrá que saber explotar el recurso para lograr superar la crisis.

848713

2019-04-04T19:00:00-05:00

article

2019-04-04T19:00:01-05:00

alagos_86

none

redacción internacional

El Mundo

Libia tiene tres gobiernos y todos están dispuestos a matarse por controlar Trípoli

85

6777

6862