Hoy holandeses van a las urnas en elecciones clave

¿Llega el efecto Trump a Holanda?

Noticias destacadas de El Mundo

Este miércoles los holandeses eligen un nuevo parlamento. La tensión con Turquía y las manifestaciones en Rotterdam han revivido la campaña electoral y el partido populista tiene grandes posibilidades de ganar las elecciones.

Por primera vez, desde hace más de 50 años, un partido de ultra derecha se perfila con posibilidades de ganar las elecciones parlamentarias. Su fundador y líder, Geert Wilders, ha despertado todo tipo de críticas porque fija su discurso en contra de los extranjeros, sobre todo en los musulmanes. Propone la prohibición del Corán, escuelas islámicas y mezquitas en todo el país, además del uso de burka y el velo. Más controles fronterizos y promete a los votantes reducción de subsidios para mejorar el cuidado de los ancianos y lograr un aumento de las pensiones.

En Holanda, el país de naturaleza liberal, abierta, tolerante y considerado uno de los países más prósperos, más felices y con mejor calidad de vida, con una economía en auge y una tasa de desempleo de sólo un 5%, se escucha cada vez con más frecuencia los comentarios inconformes de holandeses cansados de pagar un alto porcentaje de impuestos, de la criminalidad en las calles que en su opinión son ejecutadas por extranjeros y las quejas de que el país tan pequeño y cada día más refugiados, más inmigrantes, más gente.  

Nada de eso es gratuito. Las políticas del país son amigables con los extranjeros y además, el gobierno ofrece varios tipos de subsidio para sus ciudadanos. Por ejemplo, si un ciudadano tiene un hijo, recibe, por derecho, entre 200 y 283 euros cada tres meses (por cada hijo), hasta que el menor cumpla la mayoría de edad. Un ciudadano holandés desempleado recibe un subsidio mensual de 900 euros hasta que encuentre trabajo. Y si por ejemplo, la persona quiere trabajar pero no puede, ya sea por una enfermedad o incapacidad, también tiene derecho a recibir un dinero mensual. De igual forma ocurre en materia de vivienda, salud, etc.

“El problema es que hay muchos inmigrantes que vienen al país, reciben casa, tienen subsidio en salud, trabajo y no les preocupa integrarse con la cultura y trabajar, porque no lo ven necesario”. Afirma Noelle, holandesa de 59 años que ejerce como secretaria. “Para nosotros como holandeses es un poco tedioso saber que hay gente que viene al país, solicita el subsidio, regresa a su país de origen y siguen recibiendo la ayuda”, remata.

En caso de ganar las elecciones, el candidato Wilders, dijo que promoverá el "Nexit", que no significa otra cosa que la salida de Holanda de la Unión Europea. "Entonces seremos nuevamente el jefe en nuestra propia casa" aseguró en un debate. “Salir de la Unión Europea es lo mejor que le puede pasar a Holanda” Afirma Benjamín, estudiante de estudios europeos de la universidad de La Haya. “El dinero de nuestros impuestos se va para Grecia, para Turquía, para construir peajes en España que nosotros mismos tenemos que pagar cuando vamos de vacaciones. Eso es absurdo”.

Así como Noelle, Benjamín está convencido de que una victoria de Wilders haría la migración a Holanda más difícil, pero asegura que es momento de alzar la voz por un cambio. “Yo pienso que si alguien quiere vivir en tu casa, debe respetar las reglas que has impuesto tú y se debe adaptar a ellas, no al contrario. Por eso apoyo las propuestas de Wilders”.

En las elecciones del próximo miércoles participan 28 partidos, que representan a toda la diversidad de la sociedad holandesa: animalistas, personas mayores de 50 años, cristianos católicos, empresarios e inmigrantes. Y según las últimas encuestas, el Partido de la Libertad (PVV) será el más votado. Sin embargo, está prácticamente descartado que Wilders, líder del partido, sea el próximo primer ministro de Holanda, ya que para formar una coalición de Gobierno es necesario el apoyo de al menos cuatro partidos y casi todos han descartado una unión con el PVV.

Lo que sí está claro es que un éxito de Wilders sería un mal augurio para la Unión Europea y cualquiera que sea el resultado de estas elecciones, Holanda marcará una pauta frente a las elecciones presidenciales en Francia en abril, las elecciones legislativas en Alemania en septiembre y en Italia, que será entre septiembre y mediados de 2018.

Comparte en redes: