"Lo mejor de Estados Unidos es poder trabajar": la historia de un norcoreano que logró huir del régimen

Sammy Hyun nació en una pequeña ciudad de Corea del Norte. Escapó, cruzando la frontera china. Ahora vive en Estados Unidos y visitó Colombia para contar qué dejó atrás y cómo es su vida en el presente.

Sammy Hyun, desertor de Corea del Norte, visitó Colombia. Sandra María Hinterdorfer

Sammy Hyun cree que ha conocido la esclavitud y la libertad. Nació en Corea del Norte, donde, según cuenta, no podía tomar ninguna decisión sobre cómo pensar, qué ropa vestir o a dónde viajar. Ahora vive en Estados Unidos, trabaja en un restaurante japonés en Nueva York y tiene lo que él considera “libertad absoluta”. “La gente me pregunta qué es lo que más me gusta de vivir en América. Yo siempre respondo: poder trabajar y vivir de mi trabajo. La libertad”.

(Le puede interesar: ¿Un mundo libre de armas nucleares?

“Tenía una vida muy dura”, dice. Cuando Hyun era un niño, su papá perdió una pierna, porque pisó una mina antipersona en la pequeña ciudad montañosa en donde se encontraba la casa familiar. Entonces él se vio forzado a salir de la casa para reemplazar a su padre en una serie de labores que alguien debía cubrir. Recogía leña por las mañanas y por las tardes trigo. “Mi mamá la pasaba muy mal. Tenía un marido discapacitado y dos hijos cansones”.

A los 23 años ingresó al Partido Comunista, en donde trabajó fuertemente y alcanzó a escalar y a obtener medallas de reconocimiento. “Yo era una persona que alcanzó reconocimiento en Corea del Norte”, comenta. Pero una noche del 2001, al regresar a su casa, una vecina lo llamó de su lado. Le ofreció un vaso de agua caliente y le dijo que sus padres ya no estaban vivos.

Hyun entró a la casa deshabitada, pues uno de su hermano había salido a buscar comida y su hermana, de acuerdo con lo que le contó la vecina, había emprendido su huida hacia Corea del Sur. Caminando por los pasillos de su casa, descubrió que debía salir de su país.

Lo intentó, pero lo capturaron en China, en donde según Suzanne Scholte, presidenta de la Colación por la libertad de Corea del Norte en Estados Unidos, el gobierno trabajaba mancomunadamente con el régimen de Corea del Norte para torturar desertores de Kim Jong-Un.

A su regreso a Corea del Norte, fue encarcelado durante tres años. “Como había sido miembro del partido comunista me redujeron la pena”. Trabajó cargando bultos y esperó, hasta que pudo planear una nueva huida.

Emprendió el viaje con su esposa, pero en el recorrido, su hija de un año falleció. Su esposa cargó el cuerpo de la niña durante tres días. “No quería deshacerse de ella”. Finalmente y gracias al apoyo de algunos de sus amigos y de su hermana que ya vivía en Corea del Sur logró huir.

“Corea es el país del mundo en donde más se violan derechos humanos en todo el mundo. En ningún país de la historia moderna, miles de personas están muriendo de hambre como sucede allá”, comenta Scholte. Y Hyun agrega: “seguiré contando mi historia hasta que ya no quede una sola persona de Corea del Norte intentando cruzar la frontera hacia China”.