Lo que viven las mujeres en Arabia Saudita

La huída de la joven saudí, Rahaf Mohammed Al-Qunun, a Tailandia, asegurando que su familia la iba a "matar", sacó a la luz injusticias contra las mujeres en el reino saudí. Un panorama de lo que una mujer puede enfrentar en ese país.

Mohammed Al-Qunun, la joven saudí de 18 años que huyó de su familia, recibió asilo en Canadá. AFP

La novela parecía estar terminando este viernes. La joven saudita de 18 años, ahaf Mohammed Al-Qunun, que huyó de su familia y pidió asilo la semana pasada en Tailandia, llegó a Canadá, país que le otorgará asilo.

"Le concedimos el asilo. Estamos encantados de hacerlo, ya que Canadá es un país que reconoce la importancia de defender los derechos humanos y de las mujeres en el mundo", declaró el primer ministro, Justin Trudeau, a la prensa.

"Cuando las Naciones Unidas nos pidieron que le concediéramos el asilo, aceptamos", añadió.

Equipada con un celular y una cuenta de Twitter abierta apresuradamente, a través de la cual comunicaba sobre su situación, la joven se encerró en una habitación de hotel del aeropuerto, lo que obligó a las autoridades tailandesas a cambiar de opinión.

"La situación de la señorita al Qunun llamó la atención del mundo en los últimos días y ofreció un vistazo a la precaria situación de millones de refugiados en todo el mundo", señaló el alto comisario de la agencia de la la ONU para los Refugiados, ACNUR, Filippo Grandi.

Ver más: La historia de Mohammed Al-Qunun

El viernes por la tarde Rahaf Mohamed al Qunun indicó a través de Twitter que tenía "algunas buenas y malas noticias", sin explicar nada más, poco después de que su cuenta fuera desactivada en respuesta a las amenazas de muerte que recibió, indicaron sus amigos.

La situación con Al-Qunun reafirmó que el estricto sistema de tutela masculina todavía limita mucho el movimiento y la libertad de mujeres a lo largo de sus vidas. ​

La repetición de situaciones similares ​

Desde hace unos años, Arabia Saudita parecía avanzar en el tema de derechos femeninos. El año pasado les permitió conducir automóviles y además asistir a eventos deportivos. Pero, ¿qué mas ha cambiado para ellas? Al parecer, poco.

El 10 de abril de 2017, Dina Ali Lasloom, de 24 años, también intentó buscar asilo después de escapar de un matrimonio forzado y tenía miedo de que su familia la matara, en caso de que regresara. Ella fue detenida durante su tránsito en el aeropuerto Ninoy Aquino en Manila, Filipinas. ​

Ver más: Mujeres en Australia se manifiestan en favor de joven saudí

Esto generó indignación global y millones de simpatizantes en el mundo que defendieron a Lasloom, pero el 11 de abril 2017, sus tíos la obligaron a volver a Riyadh, Arabia Saudí. Aún no se conoce su paradero, se cree que ella está en un centro de detención para mujeres saudíes, o que murió. ​

La ONG Human Rights Watch documentó muchos casos de mujeres saudíes que trataron de huir del sistema patriarcal de su país, porque deben obtener permiso de sus "guardianes masculinos" para viajar, casarse, solicitar un pasaporte y, en ocasiones, para trabajar.​

La nueva ley de conducción ​

El 24 de junio de 2018, fue un momento histórico porque el rey de Arabia Saudí, Salman bin Abdulaziz Al Saud, aprobó un decreto en que pedía que se permitió que las mujeres condujeran. En el mismo día más de 120,000 mujeres solicitaron licencias. ​

Debido a ser una sociedad patriarcal y religiosa, algunos miembros de la sociedad pensaron que este cambio llevaría a cabo un estilo de vida occidental y la erosión de valores tradicionales. ​

En 2011, Manal al Sharif, que ayudó a establecer la campaña por el derecho de las mujeres a conducir, fue encarcelada después de publicar un video conduciendo. Explicó sus motivos detrás de la campana: “Soy menor desde mi nacimiento hasta que muera”. ​

Una periodista de BBC, Megha Mohan, declaró: “Sí, [mujeres] pueden ir al cine, pueden mirar un partido de futbol en un estadio y por fin, conducen. Todas reformas son parte del programa, Visión 2030, del Príncipe Heredero Mohammed bin Salman para modernizar la sociedad saudí”. ​

Ver más: Las mujeres saudíes al volante, en cuatro puntos

Sin embargo, destacó: “sí, [una mujer] puede utilizar un carro, pero no puede comprarlo”. Se refiere al hecho de que la tutela de las mujeres sigue restringiendo muchos aspectos de la vida cotidiana. ​

Los críticos de las reformas ​

Mona Eltahawy, periodista egipcia-americana y feminista, en una entrevista con ABC News en Australia habló de la situación con Al-Qunun. Predijo que Al-Qunun empezaría una revolución en Arabia Saudí en 2019.​

Ella denunció los programas progresivos del Mohammed bin Salman: “No es un reformador y definitivamente no es un emancipador de las mujeres “. ​

Una de las leyes más restrictivas es: las mujeres deben sentarse en las áreas familiares en restaurantes mientras hombres solteros comen en otra parte. Si las mujeres no lo hacen, pueden ser detenidas. ​

La princesa Reema bint Bandar Al Saud explicó: “se ve acá como la preservación de la intimidad del espacio personal de una mujer... si se ve como irrespetuoso al nivel internacional, no es la intención”.  ​

Ver más: Todo lo que aún no pueden hacer las mujeres en Arabia Saudita

La represión actual ​

En mayo de 2018, Loujain al-Hathloul, la feminista y uno de los líderes principales en la campaña contra la prohibición de conducir para mujeres, fue detenida en Jeddah. Críticos dicen que el gobierno empezó hostigar a activistas para mandar un mensaje que los cambios solo vendrán del liderazgo alto. ​

Saud al-Qahtani, teniente superior y exasesor de medios para Mohammed bin Salman, supervisó el interrogatorio de Al-Hathloul que incluyó ahogamiento simulado. Estaba a cargo de la represión de la monarquía contra los que se consideraban disidentes.​

Ha sido acusado de participar en la presunta tortura de activistas que incluyen Aziza al-Yousef, un profesor de 60 años y Raif Badawi, bloguero liberal. 

Además, se informó que había desempeñado un papel en la operación que llevó a la muerte de Jamal Khashoggi. Se sancionó del Tesoro de los Estados.​

Según The Wall Street Journal, asesores saudíes, y otros con conocimiento del tratamiento de los prisioneros, de las 18 activistas detenidas al menos 8 han sido víctimas de abuso físico en prisión. ​

Las mujeres que están felices 

En 2017, Fatimah Baeshen, primera mujer portavoz para la embajada saudí, habló con CNN: “la sociedad saudí ha estado evolucionando…pienso que hay una equivocación en cuanto a la tutela masculina. Arabia Saudí ha hecho avances tangibles en la facilitación de los derechos de las mujeres, pero habrá margen de mejora”.​

De hecho, tiene razón, han sido muchos cambios en los últimos años. ​

Abdullah bin Abdulaziz Al Saud, el rey entre 2005 a 2015, ordenó que al menos el 20% de los puestos en el Consejo Consultivo se reservaran para mujeres. ​ En 2015, las mujeres votaron por primera vez durante las elecciones municipales, pero hombres y mujeres no pudieron mezclarse en las oficinas de campaña. ​

Ver más: 

Ahora pueden practicar deporte y competir en los Juegos Olímpicos. En 2012, enviaron dos mujeres y en 2016 enviaron cuatro.​

En 2017, el rey Salman ordenó que se permitieran las mujeres acceder a los servicios gubernamentales, como educación y atención médica, sin la necesidad de un consentimiento de un varón. ​

En el mismo año, BBC emitió un video de dos mujeres de Arabia Saudí que comentaron de sus vidas en el país. Bayan, una personalidad de las redes sociales dijo que: “Como mujeres, estamos en las redes sociales, estamos compartiendo pensamientos… es un arma”.

¿Qué podemos esperar en 2019? ​

El 6 de enero de 2019, el Ministerio de Justicia en Arabia Saudí anunció que las mujeres recibirían mensajes de texto del corte cuando su estado civil cambie.​ 

La ley fue implementa para acabar con los divorcios secretos y para asegurar que mujeres sean conscientes de cuando un hombre terminó su matrimonio para que puedan proteger sus derechos. ​

Además, en una entrevista con Norah O´Donnell en 2018, Mohammed bin Salman destacó que solo 22% de mujeres en Arabia Saudí trabajan. Quiere fomentar más mujeres unirse en la mano de obra.​

También, desea limitar los poderes de la “policía religiosa”, de la que hace poco tiempo podrían detener mujeres si no se cubrieran. ​

Reiteró las leyes de Sharia: “mujeres deben llevar ropa respetuosa y decente, como hombres. Sin embargo, no especifica que usen una abaya negra o algo para cubrirse la cabeza. La decisión se deja a las mujeres quienes pueden decidir que tipo de atuendo elegirán llevar".

 

833600

2019-01-13T09:20:44-05:00

article

2019-01-13T12:14:00-05:00

alagos_86

none

Natasha Pentin

El Mundo

Lo que viven las mujeres en Arabia Saudita

42

17909

17951