Iván Duque: así fue su histórico triunfo en las elecciones presidenciales

hace 2 horas
¿Qué viene para EE. UU. en el nuevo año?

Los deseos de Trump para 2018

El 2017 fue el año que estrenó a un multimillonario, empresario y exestrella de “reality show” como presidente de un país y no cualquiera, sino de Estados Unidos, la potencia que mueve los hilos del mundo.

Donald Trump tiene varias promesas por cumplir en 2018. / AFP

Los presidentes de las democracias occidentales no se caracterizan por cumplir lo que prometen.

(Le puede interesar: 2017, el año en el que Trump revolucionó Twitter)

Al cabo de los primeros 12 meses de gobierno, los estudios que miden la eficiencia no suelen dejarlos bien parados. Le está pasando al presidente de Francia, Emmanuel Macron, quien tiene una oposición creciente por cuenta de sus incumplimientos.

Los candidatos son grandilocuentes, incluso, radicales. Los presidentes son diplomáticos. Tienen mucho por sopesar.

Pero ese no es el caso de Donald Trump. El presidente de Estados Unidos usa Twitter para comunicar lo que piensa en caliente, es radical y visceral. En su primer año como presidente, a pesar de las críticas, se encargó de decretar varias de esas promesas de campaña. Muchas de ellas han sido cuestionadas por discriminatorias.

Ahora bien, todavía le quedan varias por cumplir. En caso de que lo logre, sin duda, le esperan cambios de fondo a la nación de la Estatua de la Libertad.

Adiós al Obamacare

Si Trump cumple lo que promete, en 2018 tendrá que terminar con lo que el Congreso no le permitió el año que terminó: acabar con el modelo de su salud instaurado por su predecesor, Barack Obama.

Los republicanos aún tienen mayoría en el Congreso, y es probable que lo aprovechen para demostrar que son un partido sólido que respalda a su presidente.

Según Trump, el modelo actual ha “causado estragos en la vida de los estadounidenses. Para él, como el Obamacare no cobra impuestos por los servicios de salud, el Estado está sufriendo un desfalco de US$260 mil millones al año. Sin embargo, según las proyecciones de la Robert Wood Johnson Foundation, para 2021, 24 millones de personas quedarán sin seguro médico en caso de tumbarse la ley.

Se ratifican los republicanos

La gran victoria legislativa de Trump en 2017 fue la reforma fiscal. Sin embargo, el grueso de su partido todavía no se decide a apoyarlo en otros temas, a pesar de que son mayoría.

Las cosas se pueden complicar aún más para el mandatario después de las elecciones legislativas que se realizarán a finales de 2018.

La derrota de Roy Moore fue un mal agüero para el equipo del presidente. Perdió su silla en el Senado contra el demócrata  Doug Jones, terminando así con 25 años de hegemonía conservadora en Alabama y vaticinando un posible cambio tanto en la Cámara como en el Senado en 2018.

No obstante, Trump ya ha dado pruebas de su capacidad de sorpresa.

Si Trump cumple lo que promete, el año entrante ratificará la mayoría de los republicanos.

No más “dreamers” y un muro

En campaña, Trump prometió expulsar a los inmigrantes ilegales de su país y construir un muro en la frontera entre México y Estados Unidos para evitar la migración.

Aún no consigue cómo financiar el muro, pero ya decretó la terminación del programa DACA, que les permitía a miles de jóvenes que ingresaron al país siendo niños legalizar su situación.

El 5 de marzo de 2018, el Congreso deberá tomar una definitiva y comunicar si soportará o no el decreto ejecutivo.

Pero no es la única decisión por el estilo que debe tomar. Los parlamentarios también deben pronunciarse sobre el TPS (Estatus de Protección Temporal, por sus siglas en inglés), que da un permiso extraordinario a ciudadanos de países en conflicto o que han sufrido desastres naturales.