Enemigos de Erdogan no saldrán de la cárcel: cadena perpetua para 34 golpistas en Turquía

EL presidente turco baraja la posibilidad de realizar un referendúm para instaurar la pena de muerte con el fin de castigar a quienes, el año pasado, participaron en le golpe en su contra.

AFP

Treinta y cuatro personas fueron condenadas a cárcel perpetua por haber intentado asesinar al presidente turco Recep Tayyip Erdogan durante el fallido golpe de estado del 15 de julio de 2016, informaron los medios de comunicación turcos.

Un tribunal de Mugla (suroeste) condenó a 34 personas a cadena perpetua, entre ellos al general de brigada Gokhan Sonmezates, designado como el jefe del grupo de golpistas cuya misión era "capturar o matar" a Erdogan, indicaron los canales de información NTV y CNN-Türk.

(Lea también: Turquía: crece la represión un año después del golpe)

El tribunal absolvió además a un militar y resolvió disociar del caso a otros tres acusados, entre ellos el predicador Fethullah Gülen, designado por el gobierno como cerebro del fallido golpe de estado, cosa que el imputado niega.

Se trata del juicio más importante después de la tentativa de golpe de estado que causó 250 muertos, dejando de lado las víctimas golpistas.

Durante el golpe de estado, cuando los golpistas intentaban ampararse de los centros de poder en Estambul y Ankara, un comando de paracaidista tomó por asalto el hotel donde Erdogan estaba de vacaciones en Marmaris, suroeste de Turquía.

Según Erdogan, los golpistas, cuya misión era matarlo o capturarlo, llegaron al hotel poco después de su partida.

Dos policías encargados de la protección de Erdogan murieron en el tiroteo que se produjo en el hotel.

Tras fracasar en su misión, los golpistas se refugiaron en los alrededores de Marmaris y fueron capturados varios días después.

El predicador Gülen, exiliado en Estados Unidos desde los años noventa, era juzgado en ausencia.

El juicio, que se inició en febrero, se desarrolló en un ambiente muy tenso, con manifestantes que reclamaban en cada audiencia la pena de muerte para los acusados.

Tras el golpe de estado, las autoridades turcas lanzaron una respuesta implacable, persiguiendo a los partidarios de del predicador Gülen.

El gobierno puso en marcha una purga sin precedentes para "limpiar" las instituciones infiltrada, según las autoridades, por el movimiento de Gülem.
Desde julio de 2016, unas 50.000 personas fueron detenidas y más de 140.000 destituidas o suspendidas.

-Turquía después del golpe-

Tras sobrevivir al golep de estado de julio del año pasado,  Erdogan decretó un estado de emergencia que dejó decenas de personas detenidas, además de la intervención gubernamental en cientos de empresas, universidades, medios de comunicación, editoriales y organizaciones no gubernamentales. 

(Lea también: Erdogan sigue su batalla jurídica (contra un poema))

La cacería para encontrar a los responsables del golpe de estado se juntó con el anunción de un referendúm. El objetivo de Erdogarn era introducir enmiendas constitucionales que le permitieran modernizar la constitución turca, redactada en 1980 por una junta militar. Sin embargo, la consulta también le otorgaba poderes extraordinarios y provocaba un serio desbalance en el equilibrio de poderes. 

Cerca del 51% de los ciudadanos que participaron en la consulta dijeron "sí" a las reformas impusladas por Erdogan que, a pesar de no haber obtenido una victoria abrumadora, se convirtió en la figura más poderasa en la historia de su país.

Las 34 condenas a cadena perpetua se dan entre rumores de un segundo referendúm a través del cual la pena capital sería introducida en en el sistema judicial turco. Entre los opositores del presidente, la propuesta es interpretada como un claro intento de deshacerse, de una vez por todas, de todas las personas que estuvieron involucradas en el intento por derrocarlo.