Los miedos que desata Giammattei en Guatemala

Alejandro Giammattei ganó el domingo la presidencia de Guatemala con el 58,97 % de los votos. Un triunfo que buscó en otras tres oportunidades con pésimos resultados.

Alejandro Giammattei, elegido presidente de Guatemala./ AFP

En 2007, en su primera postulación, quedó en tercer lugar; los dos siguientes intentos (2011 y 2015) quedaba en último lugar.

¿Qué pasó esta vez? Se postuló por el partido derechista Vamos y decidió radicalizar su discurso: quiere revivir la pena de muerte y tratar a las violentas pandillas como terroristas.

Ver más: Alejandro Giammattei es el nuevo presidente de Guatemala

Un discurso que hoy tiene muchos seguidores, como lo demuestran los triunfos de otros derechistas en varias latitudes del mundo.

Giammattei, de 63 años y quien camina con ayuda de unas muletas debido a una esclerosis múltiple, tiene fama de iracundo. De acuerdo con el portal Nómada, “quienes lo rodean aseguran que (Giammattei) es alguien impulsivo, enojado, iracundo, con poco control, déspota, tirano, impredecible, caprichoso, vengativo, incontrolable, con nula inteligencia emocional”.

El presidente electo estuvo más de diez meses en prisión, en 2010, tras ser acusado de la ejecución de siete reos en una prisión en 2006, cuando era director del sistema penitenciario, pero quedó en libertad porque la Fiscalía no pudo comprobar su participación en el caso.

Ver más: Guatemala elecciones: esto es lo que está en juego

A raíz de su detención, el político es un duro crítico de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), adscrita a la ONU, que combate la corrupción en el país desde el 2006 y cuyo mandato termina el próximo 3 de septiembre.

Ante el vacío que dejará la Cicig, Giammattei propone pedir asistencia al FBI de Estados Unidos para la pesquisa criminal, y a Israel para adecuar los sistemas de inteligencia, dijo en una entrevista reciente con la AFP.

Tiene tres hijos, es separado y rechaza el aborto y el matrimonio de personas del mismo sexo porque no se va a ajustar a una “agenda globalista”. Eso sí, asegura que combatirá “con testosterona” la inseguridad y el narcotráfico.

875676

2019-08-12T22:00:00-05:00

article

2019-08-12T22:00:01-05:00

[email protected]

none

- Redacción Internacional

El Mundo

Los miedos que desata Giammattei en Guatemala

46

2390

2436