Macron reprocha el comportamiento de la policía en Francia durante protestas

Noticias destacadas de El Mundo

El presidente francés, Emmanuel Macron, aseguró que han existido “comportamientos inaceptables” de parte de las autoridades hacia los manifestantes. Se han registrado docenas de excesos de las fuerzas del orden en todo el país.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, se ha sumado a las críticas contra la policía francesa por los reiterados incidentes de uso excesivo de la fuerza durante las manifestaciones en el país. El mandatario aseguró que se han registrado “comportamientos inaceptables” y deploró la “violencia” durante las protestas.

“Se han visto o se han señalado comportamientos que no son aceptables. En ningún caso quiero que este tema acabe tapando la violencia profunda que aún existe en nuestra sociedad y de la que las fuerzas policiales son las primeras víctimas”, apuntó el mandatario a la vez que le pidió al ministro de Interior, Christophe Castaner, que le presentara propuestas calaras para mejorar la “deontología” dentro de los “elementos de control”.

Las críticas de Macron son sorpresivas, pues el presidente rara vez se pronuncia sobre los métodos que usa la policía. Sin embargo, la muerte de un mensajero recientemente a manos de las autoridades en París, mientras reprimían una manifestación en la capital, y la circulación en internet de imágenes de agentes abusando de la fuerza contra los manifestantes obligaron al mandatario a pronunciarse sobre los métodos de control que están usando los agentes de seguridad.

Quien sí se ha pronunciado frecuentemente es Jean-Luc Mélenchon, líder del partido de extrema izquierda La Francia Insumisa, que incluso llegó a prometer tras las revueltas de los chalecos amarillos en 2018 que implantaría una “Comisión de la Verdad y la Justicia” para investigar “los abusos de poder y los crímenes del régimen macronista”, en caso de llegar al poder. Le puede interesar: Las bicicletas, las únicas ganadoras del paro en Francia

La crisis dentro de la policía francesa se vio agravada esta semana luego de que el jefe de la policía nacional, Eric Morvan, renunció luego de que se publicaron informes en los que se aseguraba que estaba “cansado” de lidiar con las protestas. Según información obtenida por la prensa extranjera, a Morvan “le resultó difícil imponerse en guerras territoriales internas con el ministerio del interior, la gendarmería, que responde al ministerio de defensa, y la todopoderosa prefectura de policía de París”, escribió The Telegraph. Con una gran cantidad de obstáculos al frente, Morvan fue incapaz de manejar el estallido social desde noviembre de 2018.

Desde la primera protesta de los chalecos amarillos se han registrado 2.448 manifestantes heridos y 1.742 policías lesionados. Los casos de abuso policial han puesto en varias ocasiones a Macron y su ministro Castaner en el ojo del huracán. Pero con 14 meses de protestas a cuesta, el líder francés no se puede dar el lujo de criticar a los agentes de seguridad con rudeza, pues ellos pueden sentir en sus palabras un cuestionamiento a su labor, y eso es lo que menos le conviene en este momento. El gobierno de Macron ya enfrenta descontento en sectores clave como el de salud y el de transporte, al que poco a poco se han ido sumando gremios como el de los abogados y el de los maestros, y los policías también se han manifestado, aunque en niveles mínimos. Sin embargo, como destaca El País de España, “el presidente no necesita avivar más focos de malestar” en este delicado momento para su gobierno y justo cuando entra en la recta final de su presidencia.

Comparte en redes: