Jorge Barón: 50 años haciendo el Show... de las Estrellas

hace 1 día

Mandataria de Nueva Zelanda pide solución global para violencia en redes sociales

Dos meses después de la masacre de Christchurch, que dejó 50 musulmanes muertos y fue transmitida en vivo por Facebook, la primera ministra neozelandesa Jacinda Ardern pidió a las empresas tecnológicas que adopten soluciones que preserven un internet "libre, abierto y accesible".

Jacinda Ardern, primera ministra de Nueva Zelanda.AFP

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, pidió hoy una solución global para frenar la difusión de material terrorista o de violencia extrema en redes sociales, como sucedió durante el atentado terrorista contra dos mezquitas perpetrado en su país el 15 de marzo pasado.

"Las empresas de las redes sociales son plataformas globales, por lo que nuestra respuesta debe ser global", dijo Arden en un vídeo divulgado por redes sociales antes de su viaje a París, donde presidirá junto al presidente francés, Emmanuel Macron, una reunión sobre el tema el 15 de mayo.

A la reunión acudirán mandatarios de todo el mundo y representantes de compañías tecnológicas a los que se instará a unirse a la "Llamada de Christchurch" para comprometerse a eliminar contenidos extremistas violentos de internet, que para Ardern es el inicio de una iniciativa en la que espera cuente con más apoyos de empresas y gobiernos en el futuro.

Puede leer: Jacinda Ardern pide olvidar nombre del terrorista de Christchurch

La mandataria laborista explicó que el atentado supremacista del 15 de marzo fue único en su género, ya que el australiano Brenton Tarrant transmitió durante 17 minutos como mataba a quemarropa con sus armas semiautomáticas a 50 musulmanes que estaban dentro de dos mezquitas en la ciudad de Christchurch.

"Este fue un acto terrorista diseñado para convertirse en viral, el terrorista lo retransmitió en vivo y, tras el ataque, el vídeo fue alterado varias veces para impedir que fuera eliminado automáticamente", precisó Ardern al recordar que fue compartido más de 1,5 millones de veces solamente en Facebook .

De ese modo, prosiguió, muchos neozelandeses vieron el vídeo "no porque necesariamente lo hubieran buscado sino porque su proliferación fue extrema" comentó Ardern en su defensa de la necesidad de que se adopten medidas para evitar que se vuelvan a compartir contenidos terroristas y violencia extrema por internet.

Pero la primera ministra también hizo hincapié en que las medidas que se adopten, que incluyen soluciones tecnológicas, deben asegurar que "se preserve un internet libre, abierto y accesible" para los usuarios.