Matan a funcionario estatal de derechos humanos en el norte de México

Silvestre de la Toba fue interceptado por hombres armados que dispararon a su vehículo con fusiles de asalto, quitándole de inmediato la vida, así como a uno de sus hijos. Su esposa y su hija menor resultaron heridas de gravedad.

Tomada de Pixabay/Referencia

El máximo funcionario de derechos humanos del turístico estado mexicano de Baja California Sur, en el noroeste del país, fue asesinado a tiros este lunes, informó la fiscalía estatal.

Silvestre de la Toba, presidente de la autónoma Comisión Estatal de Derechos Humanos, fue atacado alrededor de las 9:00 de la noche del lunes, tiempo del centro de México, mientras viajaba en su vehículo junto a su familia, precisó la autoridad local en un comunicado.

La camioneta Ford modelo Explorer fue interceptada por un grupo de hombres armados que dispararon al vehículo con fusiles de asalto, matando de inmediato a De la Toba y a uno de sus hijos.

Su esposa y su hija menor resultaron heridas de gravedad y fueron trasladadas a un hospital local, informaron autoridades.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos de México condenó el atentado y exigió a las autoridades investigar a fondo y ubicar a los asesinos para presentarlos ante la instancia correspondiente y "que este crimen no quede impune", indicó un comunicado.

El ataque ocurrió en una avenida céntrica, cerca de un casino y de una parada de autobuses, donde según testigos se escucharon ráfagas de disparos.

De la Toba, con una larga carrera en el servicio público, fue electo presidente de la comisión de derechos humanos el 17 de febrero de 2015. Antes, había ocupado el cargo de diputado en el Congreso estatal entre 2008 y 2011.

Baja California Sur, que cuenta con distintos balnearios visitados por turistas nacionales e internacionales, es sacudida por una ola de violencia ligada al crimen organizado.

Unas 190.000 personas han sido asesinadas en México desde finales de 2006, cuando el gobierno lanzó una polémica ofensiva militar antidrogas, aunque la información oficial no aclara cuántas víctimas están relacionadas con bandas criminales.