Medio millón de personas serán vacunadas contra el cólera en Sierra Leona

La vacunación contra el cólera, que no tendrá coste para la población, se llevará a cabo en las principales áreas afectadas por las inundaciones y los deslizamientos de tierra que afectaron al país en agosto pasado.

AFP

Sierra Leona iniciará una campaña de vacunación contra el cólera para medio millón de personas en las zonas afectadas por las inundaciones de agosto pasado, que ocasionaron 500 muertos confirmados, 600 desaparecidos y miles de desplazados, informó este miércoles la Organización Mundial de la Salud.

Las vacunas, más de 1 millón de dosis financiadas por Gavi -una alianza internacional público-privada de vacunación- está previsto que lleguen a Freetown el próximo 7 de septiembre y, según informó ayer el Ministerio de Salud y Saneamiento de Sierra Leona, estarán disponibles en las próximas semanas.

La vacunación contra el cólera, que no tendrá coste para la población, se llevará a cabo en las principales áreas afectadas por las inundaciones y los deslizamientos de tierra que, según la Oficina de Seguridad Nacional, deja aún a centenares de personas desaparecidas y a miles desplazadas de sus hogares.

Se prevé que el Gobierno de Sierra Leona realice dos rondas de vacunación a partir de septiembre, que serán entregadas en 25 comunidades afectadas, con el apoyo de la Alianza Gavi, la Organización Mundial de la Salud (OMS), UNICEF, el Gobierno de Reino Unido y otros asociados.

"Las inundaciones devastadoras y los deslizamientos de tierra que asolaron Sierra Leona en agosto han dejado al país peligrosamente vulnerable a brotes de enfermedades transmitidas por el agua", dijo el director ejecutivo de Gavi, Seth Berkley.

Desde las pasadas inundaciones, las autoridades sanitarias en el país alertaron que la situación podría afectar al acceso a agua potable así como un saneamiento limitado, y derivar en brotes de cólera.

El último brote de cólera en Sierra Leona, que tuvo lugar en 2012, mató a 392 personas e infectó a más de 25.000 personas.

Las lluvias tuvieron lugar el pasado 14 de agosto y hasta el momento no se ha podido recuperar todos los cuerpos. Las autoridades temen que las cifras de víctimas aumenten a medida que los equipos de búsqueda, el personal militar y los familiares continúen excavando, buscando a personas llevadas por el agua o enterradas bajo el lodo.

El área afectada por las inundaciones es una zona de la capital, Freetown, donde se habían construido numerosas viviendas ilegales, muchas de ellas literalmente absorbidas por el río de lodo.

Fuertes deslizamientos de tierra derribaron edificios de varias plantas y miles de hogares fueron cubiertos de barro en las zonas más golpeadas, como el suburbio costero de Racecourse, en el extremo oriental de la ciudad, así como en Regent y Lumley, donde predominan los asentamientos improvisados.