Mesut Özil, el Arsenal y EE.UU. se meten en un conflicto con China

Noticias destacadas de El Mundo

El partido comunista de China censuró la transmisión de los partidos del popular equipo inglés en su territorio debido a unas fuertes declaraciones del mediocampista alemán. El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, salió en defensa del futbolista.

En 1995, cuando aún no se realizaban las modernas giras de pretemporada, el Arsenal inglés jugó un partido amistoso en Pekín contra un equipo conformado por estrellas de la liga china. El estadio fue colmado por miles de curiosos que veían por primera vez a un equipo británico en territorio chino.

El resultado fue apenas una anécdota. Esta visita mostró a los clubes británicos el potencial que tenía el mercado del gigante asiático para el negocio, que en los noventas estaba conociendo apenas las bondades de la globalización. 

24 años han pasado desde aquel partido y las cosas hoy son muy distintas. La Premier League inglesa es la liga de fútbol más popular del mundo y el Arsenal uno de los equipos más seguidos. Pero en épocas de un fútbol globalizado, una crítica puede provocar importantes pérdidas económicas para los clubes, que se comportan como multinacionales.

Puede leer: El adiós de Mesut Ozil de la selección de Alemania

Esto fue lo que ocurrió esta semana con el Arsenal y el gobierno de China. El mediocampista alemán Mesut Özil, a través de su cuenta de Twitter, manifestó su apoyo a la minoría uigur, una población que profesa el islam en China, perseguida por el gobierno central. Özil, de origen turco, había señalado en las redes sociales que el mundo musulmán ha guardado silencio sobre la difícil situación de los uigures en un mensaje escrito sobre la bandera del "Turquestán Oriental", como los separatistas uigures llaman a la región occidental china de Xinjiang.

 

— Mesut Özil (@MesutOzil1088) December 13, 2019  

El internacional alemán había condenado en Twitter e Instagram la represión de China contra la minoría musulmana: "Se queman Coranes... Hay mezquitas destruidas... Se prohíben escuelas islámicas... Intelectuales religiosos asesinados unos tras otros... Hermanos enviados por la fuerza a campos" de trabajo y reeducación, se indignó el jugador.

Los uigures constituyen una de las 56 etnias censadas en China. Esta minoría, principalmente musulmanes que hablan una lengua emparentada con el turco, constituye algo menos de la mitad de los 25 millones de personas que viven en Xinjiang.

El Arsenal, por su parte, se distanció de Özil y manifestó que las opiniones de sus jugadores no representaban la visión del club. "El contenido publicado es una opinión personal de Özil. Como club de fútbol, el Arsenal siempre se ha adherido al principio de no involucrarse en política", manifestaron en un comunicado. 

Pero esto no le importó a Pekín, que ordenó que no se emitiera en la televisión estatal el partido contra el Manchester City, una medida que podría tener importantes ramificaciones comerciales en el lucrativo mercado chino. El diario estatal Global Times advirtió que las criticas del futbolista de 31 años tendrían "serias implicaciones" para el equipo de la Premier League.

Özil, por su parte, también fue objeto de la censura. El gobierno bloqueó sus cuentas de redes sociales de Internet y su imagen fue eliminada de la versión china del popular videojuego de fútbol Pro Evolution Soccer. 

Le recomendamos: ​La polémica situación de los derechos humanos en China

El debate sobre la responsabilidad que tienen la Premier LEague y los clubes respecto a hechos como los que denunció Özil en su cuenta de Twitter escaló de las páginas deportivas de los diarios a los círculos diplomáticos. El Arsenal fue ampliamente criticado en los medios de comunicación británicos por lavarse las manos y dejar solo a su jugador, acusado de solo pensar en el dinero.

Y mientras tanto, el alemán encontró un aliado improbable, en la forma del secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo. 

Pompeo denunció el martes a China por sus duras medidas contra el club inglés de fútbol Arsenal por el apoyo de su astro Mesut Ozil a la minoría de los uigures y sus integrantes encarcelados, asegurando que Pekín no puede ocultar la realidad."Los medios de propaganda del Partido Comunista de China (PCCh) pueden censurar los juegos de @MesutOzil1088 y @Arsenal durante toda la temporada, pero la verdad prevalecerá", escribió el secretario de Estado en su cuenta de Twittter.

"El PCCh no puede ocultar sus graves violaciones de Derechos Humanos perpetradas contra los uigures y otras religiones del mundo", dijo.

Le recomendamos: ​Los campos de “reeducación” que China quiere esconder 

La disputa se produce poco después de que China actuara para castigar a los Houston Rockets de la liga de baloncesto NBA después de que su gerente general, Daryl Morey, tuiteara su apoyo a los manifestantes prodemocráticos de Hong Kong.

China se ha enfrentado a una creciente condena internacional por establecer una vasta red de campamentos en Xinjiang, que según los críticos tienen como objetivo homogeneizar a la población uigur para reflejar la supremacía cultural Han, mayoritaria del país.

Grupos de derechos humanos y expertos dicen que más de un millón de uigures y personas de otras minorías étnicas, en su mayoría musulmanas, han sido enviadas a los campamentos en la región fuertemente controlada.

Comparte en redes:

 

Temas Relacionados

Mesut ÖzilArsenal