México: sangriento comienzo de año

En apenas un fin de semana, 50 personas mueren violentamente en la guerra entre carteles de la droga.

El presidente Enrique Peña Nieto termina su gobierno este año. / Efe

Un total de 12.532 personas murieron en 2017 por las luchas entre narcotraficantes en México. Es decir, que el año pasado fue el que registró más muertes por rencillas en el crimen organizado del mandato de, presidente Enrique Peña Nieto (2012-2018).

Y aunque el mandatario, que termina su gobierno este año, prometió reducir los niveles de violencia, los hechos sucedidos en los primeros días de 2018 hacen pensar que sus planes no son tan viables. Una ola de enfrentamientos entre células del crimen organizado dejó más de 50 muertos en varios estados del país en apenas un fin de semana.

Este derramamiento de sangre “se debe a ataques contra narcomenudistas (traficantes de drogas que venden al menudeo) entre grupos rivales”, pertenecientes a los carteles de Juárez y Sinaloa, dijo a la AFP Carlos Huerta, vocero de la Fiscalía.

En 2017, los asesinatos en Chihuahua llegaron a 2.004, de los cuales 764 ocurrieron en Juárez, según cifras oficiales. Aunque hubo un continuo descenso en los homicidios, ahora Chihuahua volvió a niveles de violencia semejantes a los de 2012, cuando se registraron 1.997 asesinatos en todo el estado.

En Ciudad Juárez, el 80 % de los homicidios “están vinculados al trasiego (de drogas rumbo a Estados Unidos), posesión de armas y delincuencia armada”, una cifra que se eleva hasta el 83 % en la capital del estado, informó el gobernador. Ciudad Juárez, asentada justo al lado de la ciudad texana de El Paso, se convirtió entre 2008 y 2012 en una de las más peligrosas del mundo, con más de 11.000 asesinados.

(Le puede interesar: Esta es la polémica ley que tiene al país protestando)

La prensa también reportó desmembramientos en el estado de Veracruz, que bordea el golfo de México, en donde tiene fuerza el cartel Jalisco Nueva Generación, que ya se adjudicó el múltiple crimen. En Coahuila, en el norte del país; Guerrero y Oaxaca, al sur; Guanajuato e Hidalgo, en la zona centro, las muertes violentas marcaron el comienzo de año.

El pasado diciembre se promulgó la Ley de Seguridad Interior, que formaliza el papel de militares y marinos en seguridad pública, quienes han sido acusados de uso indebido de la fuerza y desapariciones forzosas.