"¡Mi hijo está enfermo!": El clamor desesperado de una mujer migrante en México

Noticias destacadas de El Mundo

Cientos de migrantes africanos y caribeños se encuentran retenidos en un improvisado albergue en la frontera de México y Estados Unidos. Ante la desesperación, una madre haitiana gritó debajo del portón de la instalación para que la dejaran salir y ayudaran a su hijo.

El clamor desesperado de una madre haitiana al pedir ayuda y comida para su hijo se convirtió en una nueva postal de la crisis migratoria que se vive en Centroamérica, en la que miles de migrantes de países como El Salvador, Nicaragua, Honduras, Cuba y Haití, buscan huir de la pobreza y la inseguridad y llegar hacia los Estados Unidos.

"¡Por favor, por favor, ayúdame!", gritaba desconsolada la mujer mientras yacía en el suelo de un albergue migratorio en México. "Mi hijo está enfermo. Muchos días de sufrir. Pásame un poquito de comida. Todos los días no hay agua potable. ¡Ayúdame!", clamaba la mujer en un limitado español. 

La mujer aseguró, suplicando y llorando, que tenía 10 días en el lugar y señalaba la desatención de las autoridades con los extranjeros por lo que la mayoría estaba desesperado por conocer su situación y mejorar su estancia en el país. 

Puede leer: El drama de ser niño y migrante en Estados Unidos parece no tener fin

El clamor de la mujer se une a los gritos de "¡libertad, libertad, libertad!", de los migrantes caribeños y africanos que esperan encerrados en el albergue migratorio temporal de la Feria Mesoamericana, en la ciudad de Tapachula, estado mexicano de Chiapas, una respuesta oficial para seguir su camino hacia Estados Unidos.

Su dramático reclamo se produce días después de que se conociera el fallecimiento de un hombre y su hija en el río Bravo, frontera entre México y Estados Unidos. El lunes fueron encontrados los cuerpos de Óscar y Valeria Martínez, un hombre salvadoreño de 25 años y su hija de casi 2 años, que perecieron ahogados ante la dificultad de cruzar el caudal. La imagen conmocionó al mundo entero y se convirtió en un símbolo trágico de la crisis migratoria que se vive en esta parte del mundo. 

Sin embargo, según comentaron fuentes del Instituto Nacional de Migración (Inami) a la Agencia EFE, la situación no fue más que un "alboroto" fruto del nerviosismo tras días dentro del centro, y no pasó a mayores. Además, aseguraron que disponen de doctores y alimentos.

Pero a pesar del parte de tranquilidad de las autoridades mexicanas, la situación en el albergue es crítica. Esta semana, los migrantes intentaron por tercera ocasión en este mes, escapar de la instalación, pero fueron contenidos en la puerta principal por agentes de la Guardia Nacional, del Inami y de la Policía Federal. Se calcula que dentro del albergue han sido retenidos al menos 600 migrantes sin papeles.

Le recomendamos: México no detendrá a migrantes que crucen la frontera a Estados Unidos: López Obrador

Desde los últimos cuatro meses del 2018 se ha incrementado la entrada a México de migrantes de varias nacionalidades por la frontera sur con Guatemala, principalmente de países de Centroamérica, de Haití, Cuba y África.

Ante el aumento del número de migrantes irregulares y de solicitantes de asilo que llegan a Estados Unidos, el presidente de ese país, Donald Trump, amenazó el 30 de mayo pasado con imponer aranceles a todos los productos mexicanos.

Tras una semana de negociaciones en Washington, el 7 de junio se anunció un acuerdo que prevé el envío de 6.000 miembros de la Guardia Nacional de México a la frontera sur, entre otras medidas para contener la migración. A cambio, Estados Unidos retiró la amenaza de las tarifas.

Comparte en redes: