El Espectador le explica: Mientras Trump pide no tenerle miedo al COVID-19, Nueva York cierra colegios por rebrote

Noticias destacadas de El Mundo

Mientras el mandatario estadounidense, Donald Trump, pidió no tenerle miedo al coronavirus, el gobernador Andrew Cuomo anunció que las escuelas de Nueva York cerrarán para evitar una segunda oleada de contagio.

Dos escenas opuestas se presentaron hoy en Estados Unidos. Mientras el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, enfermo de covid-19, se quitaba la máscara y levantaba el pulgar al llegar el lunes por la noche a la Casa Blanca tras ser dado de alta del hospital donde permaneció los últimos tres días, Nueva York anunciaba que cerraría colegios por el rebrote del COVID-19.

El mandatario, de 74 años, regresó a la Casa Blanca en helicóptero desde el hospital militar Walter Reed en las afueras de Washington, poco después de anunciar en Twitter su intención de reanudar “pronto” su campaña para un segundo mandato.

Unos minutos antes, de tapaboca y traje y corbata, el mandatario había abandonado caminando el centro médico previo a entrar en un vehículo negro y luego en el Marine One en medio de los gritos de “¡Cuatro años más!, ¡Cuatro años más!” de sus seguidores apostados en la entrada. “¡Volveremos pronto a la campaña!”, había tuiteado poco antes Trump. “Las noticias falsas solo muestran las encuestas falsas”, dijo.

En la recta final de una tensa carrera por la Casa Blanca el mandatario republicano aparece rezagado en las encuestas nacionales por más de ocho puntos porcentuales frente a su rival demócrata, el exvicepresidente Joe Biden, según el promedio de las plataformas RealClearPolitics y FiveThirtyEight.

Por otro lado, el gobernador Andrew Cuomo anunció el lunes el cierre de las escuelas en nueve barrios de Nueva York a partir del martes para intentar impedir que la ciudad sea golpeada por una segunda ola del coronavirus. Cuomo adelantó un día la fecha planteada por el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, que el domingo anunció su intención de cerrar las escuelas de esas zonas a partir del miércoles.

Se trata de algunos barrios del sur de Brooklyn, y de algunas áreas del este y sur de Queens donde la tasa de tests positivos al virus se sitúa por encima de 3% desde hace siete días seguidos. La medida concierne a las escuelas públicas y privadas, dijo Cuomo en conferencia de prensa.

El plan develado el domingo por el alcalde prevé igualmente el cierre temporario de todos los comercios no esenciales, incluidos los restaurantes, que reabrieron en Nueva York el 22 de junio para entregas y servicio en el exterior del local.

Pero Cuomo no quiso cerrar por ahora los restaurantes de esos barrios y pidió afectar puntos más específicos dentro de las zonas dispuestas por la alcaldía. También señaló que el cierre de los comercios no esenciales no es la prioridad para contener el avance del virus. “Los comercios” de esos barrios “no tienen una capacidad de propagación importante”, afirmó. “Estamos hablando de pequeños comercios”.

Muchos comercios de esas zonas tuvieron que cerrar sus puertas de manera definitiva debido al confinamiento, y los que permanecen abiertos atraviesan graves problemas.

Dos de los barrios concernidos han tenido una tasa de tests positivos superior al 8% durante los últimos siete días. La mayoría de los barrios tienen una fuerte población judía ortodoxa en general reacia a mantener el distanciamiento social y a usar barbijo, que acaba de celebrar las fiestas de Rosh Hashaná y Yom Kipur. Sobre el conjunto del estado de Nueva York la tasa de tests positivos permanece baja, en 1,22%.

Comparte en redes: