Militantes islamistas decapitan a jefe local de la policía en Filipinas

De acuerdo con el gobierno, el ataque se produjo cerca de la ciudad de Marawi, que está asediada por militantes islamistas.

Combatientes islamistas que provocaron el caos en una ciudad del sur de Filipinas decapitaron a un jefe de la policía local, afirmó el miércoles el presidente del país, Rodrigo Duterte.

"El jefe de la policía de Malabang fue detenido cuando volvía a su casa en un control operado por terroristas y creo que lo decapitaron en el lugar directamente", declaró el presidente para justificar la ley marcial impuesta en el sur de Filipinas. 

Precisó que el ataque se produjo cerca de la ciudad de Marawi, que está asediada por militantes islamistas.

Los enfrentamientos estallaron el martes después de que las fuerzas de seguridad filipinas irrumpieran en una casa de Marawi en la que creían que se escondía uno de los líderes del grupo islamista Abu Sayyaf y número uno del Estado Islámico en Filipinas, Isnilon Hapilon.

Más de 100 hombres armados respondieron incendiando edificios y otras maniobras de distracción, indicaron las autoridades.

La policía dijo que un oficial y dos soldados murieron en los combates y al menos otros ocho militares resultaron heridos.

No estaba claro si la emboscada contra el jefe de la policía local estaba incluida en el balance.

Temas relacionados