Muerte de concejal Albán será un quiebre para quienes apoyan a Maduro: Marcos Hernández

El exdirector de Comunicación e Información del ministerio de Justicia venezolano (2013-2014) aseguró estar convencido de que a Fernando Albán lo torturaron hasta que murió, contradiciendo la versión del gobierno venezolano en la que afirmó que se trató de un suicidio.

EFE

Para Marcos Hernández, exdirector de Comunicación e Información del ministerio de Justicia venezolano (2013-2014), las versiones que hay alrededor de la muerte del concejal Fernando Albán en el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) son bastante improbables. Primero, porque la versión del fiscal general, Tarek Saab, no coincide con la que dio el ministro del Interior, Néstor Reverol.

Según Hernández, mientras que Saab asegura que Albán pidió ir al baño y fue entonces cuando se lanzó por una ventana, Reverol afirmó, a través de su cuenta de Twitter, que el concejal estaba en una sala de espera y que, en un descuido de la guardia, habría tomado la decisión de suicidarse.

“La sede del Sebin es un edificio de los más modernos que hay en Caracas donde no hay posibilidad de que alguien se pueda lanzar de una ventana, pues no son individuales, sino que son ventanas blindadas que se abren de un solo golpe. Una sola persona no podría abrirlas”, aseguró Hernández a este diario. Además, señaló que es muy poco probable que lo hubieran dejado ir a un baño sin estar custodiado, teniendo en cuenta que estaba acusado por un delito grave, como lo es el presunto atentado que sufrió Nicolás Maduro hace dos meses.

(Le puede interesar: Las reacciones por la muerte del concejal venezolano, Fernando Albán)

¿Cuál habría sido entonces la causa de la muerte de Albán? Hernández asegura que se trataría de uno de los métodos más comunes que se presentan en el Sibin: la tortura. “Estoy completamente seguro de que intentaron que el concejal grabara un video parecido al de que grabó Juan Requesens en su momento, inculpando a Julio Borges y a otros líderes del partido Primero Justicia. Desde mi punto de vista se negó a grabarlo y se les fue la mano torturándolo. Lo más probable es que él estuviera en la oficina de contrainteligencia, donde se llevan a cabo los interrogatorios”.

Albán, concejal del municipio Libertador de Caracas, fue detenido el pasado viernes acusado de participar en la supuesta explosión de dos drones cerca de la tarima en la que Maduro pronunciaba un discurso el 4 de agosto, durante un desfile militar en la capital. El mandatario denuncia ese hecho como un "magnicidio en grado de frustración" y responsabiliza como autor intelectual al diputado Julio Borges, fundador de Primero Justicia y exiliado en Colombia. "A este concejal ellos mismos lo sacaron del avión y fueron también quienes lo asesinaron", señaló Hernández.

Para el exfuncionario del gobierno venezolano, una muerte de este tipo generará enormes reacciones en la sociedad venezolana. “Parte de la oposición y de las mismas personas que apoyan a Maduro en cualquier momento van a tomar la decisión, por principio y dignidad, de dejar de apoyar un gobierno que se jacta del socialismo y comete estas barbaridades. Esto no solamente será un quiebre para la oposición sino para las mismas personas que lo apoyan". 

Esto se suma a la teoría que asegura Víctor Mijares, profesor del Departamento de Ciencia Política de la Universidad de los Andes, en la que podría haber una fractura interna en la cúpula del chavismo, por lo que, tras bambalinas, se podría estar gestando un golpe por parte de los militares, asustados por una intervención extranjera e ilusionados por quedar exentos de crímenes en un futuro. “Hay ministros que estoy seguro que jamás apoyarían métodos como la tortura, por lo que este hecho traerá fuertes consecuencias”, señaló Hernández.

Además, afirma: “Estos señores van a intentar imponer su tesis por todos los medios de que fue un suicidio. Sin embargo, también es nuestra responsabilidad demostrarle al mundo que no apoyamos al gobierno de Maduro, mucho menos la represión brutal que hemos vivido durante años y el atrevimiento de matar a un venezolano con la tortura”. 

(Le puede interesar: Fiscalía venezolana reporta suicidio de supuesto implicado en atentado contra Maduro)

Según el exfuncionario y actual presidente de la ONG Periodistas por la Verdad, ya van tres los muertos dentro del Sebin, todos rodeados de extrañas explicaciones por parte de las autoridades. El primero sería Rodolfo González, quien habría fallecido el 13 de marzo de 2015 ahorcado en una de las peores celdas del Sebin, llamada la tumba. El otro sería el concejal Carlos Andrés García, quien, según Hernández, no habría sido tratado en el momento indicado y habría perdido la vida por falta de atención.

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, condenó la muerte horas después de conocerse el hecho. "Responsabilidad directa de un régimen torturador y homicida", escribió en Twitter.

 

Por su parte, el excandidato presidencial Henrique Capriles, miembro del partido de Albán, señaló que lo ocurrido "es total responsabilidad del régimen". "NUNCA podría haber actuado contra su vida", subrayó en Twitter.

El abogado del concejal, Joel García, dijo a periodistas que no pueden afirmar ni negar que se tratara de un suicidio.  "¿Cómo vamos a hablar de suicidio si es una persona que se acaba de morir? (...) Lo primero que cualquier órgano policial debe decir es que hay una investigación", aseguró.