Mujeres en altos cargos de gobierno de EE.UU. se suman al movimiento #Yotambién

Más de 220 diplomáticas, exdiplomáticas y funcionarias de defensa y seguridad nacional de Estados Unidos sumaron sus nombres al movimiento #Yotambién, al divulgar una carta en la que denunciaron que el acoso sexual es muy recurrente en sus entornos laborales.

Pixabay

Las "mujeres de la comunidad de seguridad nacional", como se denominan en la carta publicada la noche del lunes, protestaron contra el abuso y discriminación de mujeres, argumentando que así como en el sector privado, sus denuncias son ignoradas y son perjudicadas profesionalmente por hombres.

"Nosotras también somos sobrevivientes del acoso sexual, agresiones y abuso, o conocemos a otras que lo son", escriben.

"Esto no es solo un problema en Hollywood, Silicon Valley, redacciones o el Congreso. Está en todas partes. Estos abusos nacen del desequilibrio de poder y de entornos que permiten tales prácticas, mientras se silencia y avergüenza a las sobrevivientes". 

Las firmantes ocuparon u ocupan puestos de alto rango en los departamentos de Defensa y de Estado, la Casa Blanca y en agencias de inteligencia, entre ellas 60 embajadoras o exembajadoras.

A pesar del gran número de mujeres que ingresó en esos sectores laborales, muchas renuncian y solo unas pocas llegan a cargos altos, agregaron.

"Muchas mujeres son impedidas o expulsadas de estos campos (de trabajo) por hombres que usan su poder para agredir a un espectro y perpetuar, a veces inconscientemente, entornos que silencian, menosprecian o descuidan a las mujeres en favor del otro", indicaron.

"Esta comunidad también debe abordar los serios desequilibrios de género en puestos de liderazgo, porque los equipos dominados por hombres se más proclives a abusos y los equipos más diversos son constantemente vinculados a mejores resultados". 

Asimismo recomendaron que sus los institutos de sus organismo deberían obligatoriamente capacitar a todos los empleados en temas de acoso y establcer varios canales privados para reportar abusos y recibir quejas.

A la par, aconsejaron que todas las mujeres que renuncian a sus funciones en el gobierno, deberían ser entrevistadas porque sus declaraciones podrían revelar el alcance de las situaciones de acoso.