Nigeria en vilo tras aplazamiento de elecciones a pocas horas de abrir las urnas

Más de 84 millones de nigerianos estaban llamados a las urnas, muchos de quienes habían incluso regresado hace días a áreas violentas solo para ejercer su derecho al voto. La autoridad electoral justificó la decisión como consecuencia de problemas logísticos y operacionales, sin dar más detalles al respecto.

Más de 84 millones de nigerianos estaban llamados a las urnas.AFP

La Comisión Electoral de Nigeria ha pospuesto una semana las elecciones presidenciales y legislativas previstas para este sábado con un anuncio divulgado apenas cinco horas antes de que se abrieran los colegios electorales y que sorprendió a todos sus ciudadanos.

Las tiendas de las principales ciudades amanecieron cerradas, los colegios y aeropuertos vacíos, mientras que decenas de miles de agentes habían sido movilizados para vigilar las proximidades de los casi 120.000 centros de voto.

Además, diversas misiones de observación ya habían desplegado a sus observadores por todo el país, entre ellas, la de la Unión Europea (UE), que supervisa los comicios en este país desde 1999.

Puede leer: Violencia en Nigeria en víspera de elecciones presidenciales deja 66 muertos

Más de 84 millones de nigerianos estaban llamados a las urnas, muchos de quienes habían incluso regresado hace días a áreas violentas -como determinadas zonas del noreste asoladas por la insurgencia islamista de Boko Haram- solo para ejercer su derecho al voto.

"Mi mayor preocupación ahora es el coste de quedarme en el pueblo o regresar a Abuja para volver la semana que viene a votar", dijo a Efe por teléfono la votante Ehis Ogbeide."Deberían habernos dado (esta información) de una mejor forma que en un aplazamiento de último minuto", reprochó Johnpaul Chukwu, un votante de Asaba, capital del estado de Delta en la región petrolera del Delta del Níger.

El presidente de la CENI, Mahmood Yakubu, justificó de madrugada esta modificación como consecuencia de problemas logísticos y operacionales que impedían el correcto desarrollo de unos comicios "libres, justos y creíbles", sin dar más detalles al respecto.

"Esta es una decisión difícil de tomar para la Comisión, pero necesaria para el desarrollo exitoso de las elecciones y la consolidación de nuestra democracia", subrayó Yakubu a los medios tras una reunión de emergencia en la sede del organismo en Abuya.

Le recomendamos: Nigeria, el país más poblado (y pobre) de África elegirá nuevo presidente

Asimismo, la votación prevista para el día 2 de marzo, y que renovará el Consejo de Gobernadores, las Cámaras Estatales y el Consejo del Territorio de la Capital Federal (FCT, por sus siglas en inglés) de Abuya, se celebrará el próximo 9 de marzo.

Poco después de este anuncio, 11 personas murieron -entre ellas 3 terroristas suicidas- y otras 15 resultaban heridas en un ataque en una mezquita de Maiduguri, capital del estado nororiental de Borno, perpetrado por presuntos miembros del grupo islamista Boko Haram, según confirmaron hoy fuentes policiales.

Los dos principales candidatos a la Presidencia, el actual jefe de Estado, Muhammadu Buhari, al frente del gobernante Congreso de Todos los Progresistas (APC) y el ex vicepresidente y empresario Abubakar Atiku, líder del Partido Democrático Popular (PDP), se mostraron a su vez contrariados.

"Estoy profundamente decepcionado de que a pesar de la antelación y nuestros preparativos tanto a nivel local como internacional, la CENI pospusiera las elecciones presidenciales y a la Asamblea Nacional a pocas horas de su inicio", lamentó Buhari en un comunicado firmado en el estado natal de Katsina donde habría votado.

Le puede interesar: ¿Por qué pastores y granjeros se matan en Nigeria?

"Estoy sorprendido con el aplazamiento de los comicios. No pospones una elección a pocas horas de que se lleve a cabo", denunció por su parte Atiku, líder del PDP, desde su residencia en Yola, en el estado de Adamawa.

Ambos pidieron además a la CENI que garantice que las papeletas y el material electoral ya distribuidos permanecen en buenos manos, e instaron a los nigerianos a mantener la calma y a no alentar al desorden público.

La historia reciente de Nigeria está marcada por atrasos electorales, entre ellos, los últimos comicios de 2015, que dieron la victoria a Buhari, se celebraron seis semanas después de la fecha prevista -aunque el cambio se anunció con una semana de antelación- según la CENI, por razones de seguridad.

Y en 2011, la votación fue atrasada por dos días incluso después de que algunos ciudadanos ya hubieran votado en estados como Lagos o Kaduna, en esta ocasión, debido la ausencia de material electoral en algunos colegios, reporta el digital local The Cable.
Un número récord de 73 candidatos anhelan la Presidencia de la nación más poblada de África -con casi 200 millones de habitantes- debilitada por la corrupción rampante, la alta tasa de desempleo y los ataques desde 2009 de los islamistas de Boko Haram en la zona nororiental.