¿No fue Rusia la que envenenó al exespía en Reino Unido?

La prensa británica ha expresado dudas en los últimos días sobre el origen del agente nervioso “Novichok”, supuestamente utilizado en el ataque contra el exespía Sergei Skripal y su hija Yulia.

El exespía ruso Serguei Skripal envenenado en Reino Unido.AFP

Varios expertos en el Reino Unido han expresado dudas en los últimos días sobre la versión oficial que dice que, el Kremlin está definitivamente detrás del envenenamiento del exespía ruso Sergei Skripal y su hija Yulia.

El jueves 15 de marzo, la primera ministra británica Theresa May anunció la expulsión de 23 diplomáticos rusos en una “suspensión de todos los contactos bilaterales de alto nivel planeados entre Rusia y Reino Unido”, en respuesta al “uso de un agente nervioso de grado militar”, afirmó May.

El mismo día, los principales aliados del Reino Unido –Estados Unidos, Alemania y Francia– mostraron su apoyo al Gobierno británico en un comunicado.

Ver más: El rastro del veneno ruso

Algunos expertos, sin embargo, son más prudentes –y hasta escépticos– sobre quién podría estar detrás del envenenamiento. Ewan MacAskill, corresponsal de defensa del periódico inglés The Guardian, evoca en un artículo que en noviembre de 2017 hubo una ceremonia de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) para conmemorar la destrucción de todas las armas químicas rusas.

En el mismo artículo, se dice que Amy Smithson, una experta en el asunto de armas químicas y biológicas, dijo a Reuters que “no eliminaría la posibilidad de que un agente nervioso fuera contrabandeado (…) particularmente dado la negligencia de la seguridad en instalaciones químicas rusas a principio de los años 90”.

En su blog, el exembajador británico en Uzbekistán, Craig Murray, expresó severas dudas sobre la versión del Reino Unido y sus aliados. Murray señala el uso de la frase “de un tipo (de agente nervioso) desarrollado por Rusia”, utilizada en comunicados y entrevistas por Theresa May, Boris Johnson (ministro de Asuntos Exteriores), y en el comunicado de los aliados.

Efectivamente, el exembajador afirma que esta formulación habría sido escogida cuidadosamente, porque los oficiales de Porton Down (el laboratorio gubernamental donde se están efectuando las pruebas para determinar el agente utilizado y su origen) no están seguros que fueran los rusos que produjeron el Novichok usado en el ataque.

Según Murray, la frase escogida sería el resulto de un compromiso entre investigadores inseguros, y el Gobierno británico, ansioso por echarle la culpa a Rusia. Murray afirma tener una fuente confiable en el “Foreign Office”, el Ministerio de Asuntos Exteriores del Reino Unido.

En un artículo que escribió en The Guardian, el líder de la oposición británica, Jeremy Corbyn, expresó la necesidad de una reacción más cuidadosamente considerada a los hechos, dado que existe la posibilidad de que el agente nervioso se haya escapado de las manos del Estado ruso, pero que el ataque no fuera acto del Estado ruso.

Esta última polémica en Reino Unido recuerda la guerra en Irak, basada en inteligencia falsa sobre las supuestas armas nucleares de Saddam Hussein. En aquella ocasión, Corbyn se opuso a la guerra, y años más tarde resultó que tenía razón.

La postura del líder del Partido Laborista ha reabierto rupturas dentro de su partido – varios diputados quieren que su líder muestre su apoyo a la primera ministra May.

El Gobierno británico no está mostrando señales de cambiar de postura. este viernes 16 de marzo durante una visita a un búnker militar en el oeste de Londres con su homólogo polaco, el ministro del Exterior británico Boris Johnson aseguró que Londres considera “abrumadoramente probable” que Putin haya ordenado el ataque.

 

últimas noticias

¿Quiere exportar y no sabe a dónde?

Francia se movilizó contra el antisemitismo

Maduro reta a Guaidó a ir a elecciones