“Nos preocupa la situación de Colombia”: manifiesto afro ante la Asamblea General de la OEA

Ante la Organización de Estados Americanos, la coalición afrodescendiente llamará la atención sobre las amenazas contra líderes sociales del país. En un evento previo, los activistas conversaron con la comisionada

Líderes afros se reúnen esta semana en Medellín. / Alejandra García - El Espectador

Más de 50 líderes afrodescendientes de las Américas se reunieron este martes en Medellín (Antioquia) en el Foro Interamericano contra la Discriminación, un evento previo a la 49 Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) en el que la coalición afrodescendiente sentó las bases del manifiesto que expondrá ante los representantes del organismo internacional. En el encuentro, organizado por el Instituto Internacional sobre Raza, Igualdad y Derechos Humanos, participaron líderes sociales colombianos, activistas de países como Nicaragua, República Dominicana, Cuba y Brasil, y la relatora de los derechos de las mujeres y la población afrodescendiente en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) Margarette May Macaulay.

Los participantes coincidieron en expresar su preocupación ante eventuales retrocesos en materia de derechos humanos que se avecinan con la subida al poder de gobiernos conservadores, en especial en lo relativo a las mujeres y la población LGBT, que también atraviesan el movimiento afrodescendiente. Alessandra Ramos, activista trans afro brasilera, expresó que Jair Bolsonaro supone un riesgo para la diversidad sexual en Brasil y le preguntó a la comisionada Margarette May Macaulay qué hacer desde el sistema interamericano de derechos humanos para proteger a esta población.

La comisionada respondió que el tema es de gran preocupación para la CIDH. “Las armas que tenemos están incorporadas en nuestros instrumentos, de los que Brasil hace parte y se compromete a seguir. Algunos países están dando retrocesos y cada miembro de la sociedad civil debe recordar que hay un gran peligro que nos acecha. Hay que visibilizar lo que está sucediendo y seguir pidiendo ayuda extranjera porque nadie va a esperar poner su propia vida en peligro. Vamos a monitorear esto”, aseguró Macaulay, que busca su reelección como comisionada en la CIDH, pues su periodo termina en diciembre.

Carlos Quesada, fundador del Instituto Internacional sobre Raza, Igualdad y Derechos Humanos, se unió al llamado para alertar sobre los actos de discriminación que en los últimos años se han recrudecido en las Américas. “El futuro no se ve halagador, pero estamos convencidos que con el trabajo de la sociedad civil afrodescendiente va a cambiar”, dijo Quesada. “Es un tiempo complejo, particular, los conservadurismos están cogiendo fuerza en la región y esto implica que nosotras (las mujeres negras) debemos movilizarnos otra vez, repensar la lucha”, agregó Paola Yanes, vocera de la Red de Mujeres Afrolatinoamericanas.

“La llegada de los populistas y extremistas a sus gobiernos en diferentes países ha sido un retroceso en el trabajo que hemos adelantado (…) Creo que la fuerza más grande es el coraje para exigir. No es pedir, rogar, es exigir nuestros derechos. Todos y cada uno de los seres humanos tenemos derecho a lo mismo porque esos derechos se han establecido y hace tiempo los afros deberían gozar de derechos de forma igualitaria”, concluyó la comisionada Macaulay, quien llamó la atención sobre la necesidad que tiene la región de establecer cifras certeras sobre la población afrodescediente en las Américas.

Sobre ese punto de las estadísticas se concentraron algunas de las preocupaciones de Colombia, específicamente en el nuevo censo que prepara el DANE, ya que, según algunos líderes sociales, los encuestadores no les consultaron sobre si se identificaban como personas afrocolombianas. “La persona que me censó no me hizo la pregunta de autoreconocimiento. Yo mismo le dije: ‘le falta algo”. Es un tema de discriminación porque somos contados en algunas ocasiones y en otras no, y las cifras son importantes para formular políticas públicas”, afirmó Hader Viveros, líder afrocolombiano. 

Como resultado de la jornada de hoy, la coalición afro presentará este miércoles su manifiesto ante la Asamblea General de la OEA. Lo primero que destacarán es que la población es diversa, compuesta por mujeres, hombres, niñas, niños, adolescentes, jóvenes, adultos mayores, personas con discapacidad, migrantes, apátridas y personas LGBTI; y alertarán sobre la situación que viven en Colombia. “Nos preocupa la realidad de la región en que la población afrodescendiente ha enfrentado procesos de desterritorialización, amenazas a defensores de derechos humanos e investidas profundas de militarización en los territorios. Igualmente, somos conscientes que la situación que vive hoy Colombia repercute en las dinámicas socio políticas de los países de la región. También nos preocupa cómo Brasil, Nicaragua, Honduras, y Venezuela presentan retrocesos en el respeto por los derechos humanos, especialmente de sus pueblos afrodescendientes”, asegurarán los líderes en la OEA.

“Así mismo, reafirmamos que, de existir una verdadera voluntad política de combatir el racismo histórico-estructural y la discriminación racial en las Américas, es imperativo que todos los Estados que aún no firman y ratifican la Convención Interamericana Contra el Racismo, la Discriminación Racial y Formas Conexas de Intolerancia se adhieran a esta y desarrollen planes de acción para implementar esta convención. En este sentido, demandamos como esencial el fortalecimiento de la Relatoría sobre Derechos de los Afrodescendientes y Contra la Discriminación Racial de la CIDH.

No contar con datos estadísticos de una población es una violación de derechos, así mismo, no hay efectivo cumplimiento de la Conferencia Mundial contra el Racismo (Durban), ni el Decenio Internacional de las y los Afrodescendientes (Naciones Unidas como de la OEA), los cuales señalan que para lograr dar una solución a la realidad del Pueblo Afrodescendiente se deben contar con datos reales y permanentes.  Hasta la fecha, países como México y Cuba todavía no incluyen en sus censos la pregunta de autoidentificación y los países que la incluyen cuentan con grandes falencias en sus datos”, añadirán los líderes afrodescendientes en su declaración ante la OEA, que será leída por la líder social colombiana Erlendy Cuero.

*Este artículo fue posible gracias a la invitación del Instituto Internacional sobre Raza, Igualdad y Derechos Humanos