Nueva York se suma a las investigaciones sobre abusos de la iglesia

Noticias destacadas de El Mundo

La fiscal general del estado, Barbara D. Underwood, anunció hoy que inicia una investigación civil para determinar si las ocho diócesis católicas neoyorquinas encubrieron a sus párrocos ante denuncias de abuso sexual a menores.

En un comunicado, la Fiscalía de Nueva York anunció que iniciará una investigación civil para determinar si las ocho diócesis católicas del estado de Nueva York encubrieron a sus párrocos ante denuncias de abuso sexual a menores. La fiscal general del estado, Barbara D. Underwood, dirigirá la exploración del caso.  

Tal como ha explicado a Efe un portavoz de la Fiscalía, la iniciativa parte de la oficina de Asuntos Caritativos de la Fiscalía General de Nueva York, en lo que es una investigación civil sobre cómo las diócesis y otras entidades de la iglesia, que son instituciones sin fines de lucro, "revisaron y posiblemente ocultaron las denuncias continuadas de abusos sexuales a menores".

"La División de Asuntos Criminales de la Fiscalía General también busca asociarse con los fiscales de Distrito -los únicos que pueden convocar a un gran jurado- para investigar y, de ser necesario, enjuiciar a cualquier persona que haya cometido delito", apunta en su comunicado la Fiscalía neoyorquina.

Desde la oficina de Underwood se recuerda que el informe del gran jurado de Pensilvania ya "arrojó luz sobre los actos increíblemente perturbadores y depravados del clero católico, ayudados por una cultura del secretismo y de encubrimientos en las diócesis". Lea también: Pensilvania es el caso de abuso más preocupante en Estados Unidos

"Las víctimas en Nueva York también merecen ser escuchadas, y haremos todo lo que esté a nuestro alcance para brindarles la justicia que merecen", dijo la fiscal general de Nueva York, que exhortó "a todas las víctimas y a cualquier otra persona con información a ponerse en contacto con nuestra línea directa".

La fiscal, que aboga directamente por aprobar una "Ley de Víctimas Menores, anunció hoy mismo la puesta en marcha de una línea directa para reportar abusos del clero y un formulario de denuncia en línea a través del cual las víctimas y cualquier persona que tenga conocimiento puede brindar información de forma confidencial.

Además de la investigación, la fiscal abrió una línea directa, a través del teléfono e Internet, para invitar a víctimas y personas con información sobre casos de abusos por parte de la Iglesia católica a presentar una "queja" y ayudar así en dicha investigación. Las víctimas y cualquier persona que tenga información sobre el abuso pueden llamar a la línea directa al 1-800-771-7755 o presentar una queja en línea en la página web ag.ny.gov/ClergyAbuse.

Muchos casos de abuso pueden no ser procesables dados los estatutos de limitaciones de Nueva York. Es por este motivo que la Fiscal General ha pedido repetidamente que se apruebe la Ley de Víctimas Menores, que permitiría a todas las víctimas presentar demandas civiles en un plazo de hasta 50 años y presentar cargos penales hasta 28 años.

Según la ley actual, las víctimas solo tienen hasta 23 años para presentar demandas civiles o buscar cargos criminales para la mayoría de los tipos de abuso sexual infantil; algunos de los delitos sexuales infantiles más graves no tienen límite de tiempo para la presentación de cargos penales, pero solo para hechos ocurridos en 2001 o después. Le recomendamos: Los casos de abuso sexual más graves que enfrenta el papa

Sin embargo, la Fiscal General exhorta a cualquier víctima de abuso sexual por parte del clero católico a participar en esta investigación, incluso si considera que su información puede estar fuera del alcance de un caso judicial.

"Toda la información de la víctima será útil para comprender y reformar el enfoque institucional de la Iglesia, independientemente de si un caso individual puede ser enjuiciado o no", apuntaron desde la oficina de la fiscal Underwood. 

"Las víctimas en Nueva York también merecen ser escuchadas, y haremos todo lo que esté a nuestro alcance para brindarles la justicia que merecen", agregó, e instó a "todas las víctimas y cualquier otra persona a comunicarse" con la línea directa.

El anuncio llega tras poco más de tres semanas de que una gran investigación judicial revelara que más de 300 curas abusaron de al menos 1.000 chicos durante siete décadas en Pensilvania, ante el silencio sistemático de la Iglesia católica. El informe sobre Pensilvania fue el más amplio hasta el momento en Estados Unidos desde que el diario The Boston Globe expuso los abusos de la Iglesia en 2002 en Massachusetts. Estas revelaciones incrementaron el llamado a endurecer las leyes en los distintos estados del país, para darles a las víctimas más tiempo para buscar reparación, y para que los obispos rindan cuentas.

Comparte en redes: