Nuevos disturbios en Hong Kong a las afueras de una universidad

El plan de las autoridades de Hong Kong para reabrir el túnel más importante de la ciudad, cercano a la zona universitaria, derivó hoy en nuevos y graves enfrentamientos entre policías y manifestantes, que respondieron al gas lacrimógeno de los antidisturbios lanzando ladrillos, cócteles molotov y otros objetos.

Un grupo de manifestantes se aglutinó a las afueras de un campus universitario en Hong Kong. EFE

Las protestas en Hong Kong parecen estar lejos de terminar. Justo cuando la calma había llegado el pasado viernes, hoy se volvieron a presentar manifestaciones que culminaron en fuertes enfrentamientos con la Policía.  De hecho, un agente resultó herido este domingo en la pierna por una flecha disparada por un manifestante. 

La policía usó cañones de agua y lanzó varias granadas lacrimógenas contra los manifestantes que ocupaban el campus de la PolyU Un vehículo blindado de la policía fue incendiado por cócteles molotov cuando intentaba despejar un puente ocupado por militantes cerca del campus, según imágenes transmitidas por los medios de comunicación locales.

Le puede interesar: Cuando las protestas en Hong Kong dividen a las familias

Hong Kong vive desde junio manifestaciones sin precedentes contra la injerencia de Pekín en este territorio semiautónomo de 7,5 millones de habitantes, que sufre su mayor crisis política desde que en 1997 volviera a la soberanía china.

Una base para la "batalla" 

 

El domingo por la mañana, decenas de partidarios del gobierno local prochino se habían congregado para intentar desmontar las barricadas que bloquean, no muy lejos de la PolyU, la entrada del Cross Harbour Tunnel, uno de los tres túneles que permiten el acceso a la isla de Hong Kong, que está cerrado desde el martes.

Este grupo de 80 a 100 habitantes cantaba, alentándose mutuamente, mientras retiraba los escombros, pero luego manifestantes vestidos de negro volvieron a reconstruir las barricadas.

Al anochecer, la policía que intentaba recuperar el control de un puente peatonal que atraviesa el túnel se enfrentó a las bombas de cócteles molotov, desatándose el fuego. En Kowloon, militantes que se escondían detrás de paraguas lanzaron hasta la noche cócteles molotov hacia la policía, que respondía con gases lacrimógenos.

Anteriormente, los militantes habían frustrado un intento de la policía de entrar en el campus, lanzando piedras con una catapulta desde el tejado de PolyU. Les manifestantes buscan conservar el control del campus como una base para lanzar nuevas acciones el lunes.  "Necesitamos una base para guardar nuestro material y descansar en la noche, antes de la batalla de mañana", declaró un estudiante de 23 años de la PolyU que se identificó como Kason.

Le puede interesar: La primavera de 2019: El año de las movilizaciones sociales

"Eclosión general" 

 

La crisis ha entrado esta semana en una nueva fase, más radical, con la adopción por los manifestantes de la estrategia de "Eclosión general" ("Blossom Everywhere"), que consiste en multiplicar los bloqueos y los actos de vandalismo, y poner a prueba las capacidades de la policía. Estas acciones provocaron el caos en Hong Kong, paralizando casi completamente el metro y provocando el cierre de colegios y centros comerciales.

Una consigna colgada en un foro aboga para el lunes por "una acción de madrugada", dando a entender que los bloqueos van a proseguir: "Levántense temprano, actúen directamente contra el régimen, estrangulen la economía para acentuar la presión".

Vea también: China ahora premia o sanciona con puntos la conducta de sus ciudadanos

El sábado, soldados chinos salieron brevemente de sus cuarteles en este territorio para ayudar a limpiar escombros y barricadas dejadas por las protestas. Las salidas del ejército chino en esta excolonia británica son excepcionales y los militares se mantienen en un discreto segundo plano.  Pero el hecho tiene un carácter simbólico, pues la denuncia de las injerencias chinas en este territorio semiautónomo está en el centro de las reivindicaciones de los manifestantes.

El gobierno local de Hong Kong precisó que no solicitó la ayuda de las tropas chinas y que su salida "fue iniciativa suya". Los medios oficiales chinos advirtieron que el Ejército Popular de Liberacion (EPL) de China se reserva la posibilidad de intervenir.

La movilización prodemocracia empezó con el rechazo a un proyecto de ley que autorizaba las extradiciones a China continental, donde la justicia está bajo la influencia del Partido Comunista. El texto fue retirado en septiembre, pero los manifestantes ampliaron sus reivindicaciones, que incluyen el sufragio universal para elegir al jefe del ejecutivo de Hong Kong.

891530

2019-11-17T12:00:30-05:00

article

2019-11-17T12:02:02-05:00

alagos_86

none

- Redacción Internacional con información de EFE

El Mundo

Nuevos disturbios en Hong Kong a las afueras de una universidad

63

5581

5644