Obama advierte sobre peligros de las redes sociales en entrevista con príncipe Enrique

El expresidente estadounidense Barack Obama advirtió sobre los peligros de las redes sociales en una entrevista con el príncipe Enrique difundida el miércoles por la radio BBC Radio 4.

La entrevista fue grabada en Toronto (Canadá) al margen de los juegos Invictus, una competición deportiva creada por Enrique y abierta a los heridos y minusválidos de guerra.AFP

"Uno de los peligros de internet es que la gente puede ver realidades totalmente diferentes. Pueden verse confortados con informaciones que refuerzan su visión", declaró Obama en esta entrevista, la primera desde que dejó la Casa Blanca en enero.

"La pregunta que se plantea es cómo utilizar esta tecnología para que permita la pluralidad, la diversidad, evitando con ello la balcanización de la sociedad", continuó, sin citar a su sucesor Donald Trump, muy criticado por su uso de Twitter.

El 44º presidente de Estados Unidos confió asimismo que dejó la Casa Blanca con, "globalmente", un sentimiento de "serenidad", pero siente no obstante "preocupación" por el futuro del país.

El político también reflexionó sobre el día en que trasladó el poder al actual presidente norteamericano, Donald Trump y reconoció que tuvo "sentimientos encontrados por todo el trabajo que aún quedaba sin hacer".

Indicó que vivió ese momento con "preocupación por cómo iría el país en adelante aunque, en general, con serenidad".

Sobre sus hábitos desde que dejó la Casa Blanca, Obama dijo que se levanta más tarde, "con el espíritu libre". "Es genial poder controlar su día".

"Cuando me levanto puedo tomar mis propias decisiones, decidir cómo quiero usar mi tiempo", dijo.

La entrevista fue grabada en Toronto (Canadá) al margen de los juegos Invictus, una competición deportiva creada por Enrique y abierta a los heridos y minusválidos de guerra.

"No hago muchas entrevistas pero era divertido" interrogar a Barack Obama, explicó por su parte el príncipe Enrique, que el 19 de mayo contraerá matrimonio con la actriz estadounidense Meghan Markle.

Según la prensa sensacionalista británica, la hipótesis de que Barack Obama sea invitado a la boda preocupa a los responsables del gobierno británico que temen que ello irrite a Donald Trump.