Ocho heridos por atentado en Egipto continúan en cuidados intensivos

El atentado causó la muerte de 305 personas, entre ellos 27 niños y causó heridas a otras 128.

Foto: AFP

Ocho de los heridos en el atentado cometido el pasado viernes contra una mezquita en el Sinaí, noreste de Egipto, continúan ingresados en cuidados intensivos, cuatro de ellos en estado grave, según informó este domingo el Ministerio de Sanidad.

El atentado causó la muerte de 305 personas, entre ellos 27 niños y causó heridas a otras 128, que han sido distribuidas en varios hospitales, según datos ofrecidos por el Ministerio, divulgados por la agencia oficial, MENA.

Siete de los heridos recibieron hoy el alta, según el boletín médico.

Lea también: El Sinaí y el dolor de Egipto

El ministro de Salud, Imad Ahmed, que visitó a los heridos, reveló que entre las víctimas mortales en el atentado figuran un conductor de ambulancia y un enfermero, que estaban rezando en la mezquita, según informaciones del diario oficial Al Ahram.

El ataque, que todavía no ha sido reivindicado por ningún grupo, se produjo en la mezquita Al Rauda, en la localidad de Bear al Abd, al oeste de Al Arish, capital del norte del Sinaí, durante el sermón del viernes, día sagrado para los musulmanes.

La autoridad egipcia aseguró que los radicales se colocaron en frente de la puerta del templo sagrado y en sus doce ventanas, y comenzaron a disparar de forma "indiscriminada" con armas de fuego automáticas contra los fieles que rezaban. 

Egipto se encuentra en duelo nacional y llora por las 305 personas, entre ellas 27 niños, que han perdido la vida en la masacre terrorista más sangrienta de su historia reciente y cometida ayer contra una mezquita frecuentada por sufíes en el norte del Sinaí egipcio (noreste).

Según un último balance de la Fiscalía General egipcia, al menos 128 ciudadanos resultaron heridos en el ataque, que todavía no ha sido reivindicado, en la mezquita Al Rauda, en Bear al Abd, al oeste de Al Arish, capital del norte del Sinaí.

Según los testigos escuchados por la fiscalía en dos hospitales de Ismailiya, (norte) y cerca de donde ocurrió el suceso, escucharon fuertes disparos fuera de la mezquita, así como fuertes explosiones.

Justo después, los atacantes entraron a la mezquita Al Rauda "algunos enmascarados, y otros no, con mucho pelo y barba y llevando armas de fuego automáticas. Y algunos con una bandera negra que ponía 'No hay más Dios que Alá y Mahoma su profeta'", la profesión de fe para los musulmanes, indicaron los testigos a la fiscalía.

Los atacantes iban ataviados con ropa de camuflaje militar y con camisetas negras, agregaron.

La fiscalía egipcia encontró grandes charcos de sangre alrededor de los cuerpos en el centro de la mezquita y también en los cuartos de baño.

El joven egipcio Mohamed Jalil, habitante de Bear al Abd, contó a Efe por teléfono que "los del Dáesh amenazaron antes a la gente del pueblo de que si seguían con sus rituales (propios de la corriente sufí) los matarían. Y los llamaron idólatras".

La mezquita de Al Rauda es uno de los centros más importantes en el lugar para los sufíes, una corriente del islam mística cuyos fieles buscan aproximarse progresivamente a la divinidad y alejarse de lo racional que dicta el islam.

Por ello, son tildados de "politeístas", al venerar otra divinidad que no es Dios, por parte de las ramas que siguen una doctrina más estricta del islam, como es el caso del wahabismo o el yihadismo.

Tras el suceso, Jalil se acercó al Hospital Público de Bear al Abd y se quedó abrumado por la cifra de víctimas que vieron sus ojos. "Todo el pueblo", asegura, acudió a donar sangre hasta copar las reservas.

"Muchas familias perdieron a todos sus hombres. Ha sido un horror", evoca el joven.

Asimismo, asevera que vio cómo los cuerpos de los fieles asesinados en la masacre fueron enterrados anoche y calcula que fueron 327, una cifra que difiere de la ofrecida por las autoridades.

Los funerales por las víctimas del ataque ya han tenido lugar en diferentes provincias del país, informó MENA.

Por otro lado, el portavoz de las Fuerzas Armadas egipcias, Tamer al Refai, dijo en un comunicado que la aviación bombardeó "posiciones terroristas" en el norte del Sinaí esta madrugada.

Destruyeron, según Al Rifai, "un número de vehículos utilizados en el ataque terrorista", y mataron a las personas que iban en su interior, aunque no ofreció más detalles.

Esta operación militar se produce horas después de que el presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi, prometiera venganza y responder de una forma "brutal" contra los radicales.

En la provincia del Norte del Sinaí, donde está vigente desde 2014 el estado de emergencia, opera la rama egipcia del EI, llamada "Wilayat Sina" (Provincia del Sinaí, en árabe), que se ha atribuido la mayoría de los atentados ocurridos en los últimos años en el país.

Las autoridades impusieron el toque de queda y un bloqueo informativo total en esta región del norte del Sinaí, e impiden a los medios de comunicación locales e internacionales acceder a esta zona.

Desde el pasado diciembre, Egipto ha vivido una serie de atentados contra los cristianos coptos y el país se encuentra en estado de emergencia desde abril por los atentados contra dos iglesias coptas en el delta del Nilo.