Oposición venezolana y chavismo se reúnen de manera secreta en Noruega

Un importante grupo de la oposición de Venezuela cedió a negociar con el gobierno de Nicolás Maduro una salida política de la crisis, tras meses de resistencia. La noticia sorprendió a sectores opositores que desconocían de dichos acercamientos.

Leopoldo López, líder opositor venezolano, y Jorge Rodríguez, ministro de Comunicaciones de Venezuela.Fotomontaje EFE/AFP

Un importante sector de la oposición venezolana, reticente durante tres meses a sentarse a dialogar con Nicolás Maduro, habría cedido y estaría negociando de manera secreta con el gobierno, de acuerdo con fuentes de la oposición conocedoras de los acercamientos.

Según las fuentes, una delegación del Gobierno venezolano y algunos dirigentes de la oposición viajaron a Oslo ante el ofrecimiento del gobierno de Noruega de actuar como facilitador para un eventual acercamiento. 

El objetivo del encuentro, según medios internacionales como el portal Alnavío, sería el de encontrar una salida política a la crisis venezolana, acentuada desde el pasado 10 de enero, cuando Nicolás Maduro asumió su segundo periodo presidencial.

Puede leer: ​El chavismo pide pista en el proceso de transición

En el proceso de negociación participa un equipo de mediadores de Noruega, conformado por figuras del más alto nivel de este país. Negociadores con experiencia. Que estuvieron involucrados en los diálogos en La Habana que culminaron en los acuerdos entre el gobierno de Colombia y las FARC.

Los hombres del gobierno chavista que viajaron a Oslo son el ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, y el gobernador del estado de Miranda, Héctor Rodríguez.

Mientras que, por la oposición, las fuentes confirman que el exdiputado Gerardo Blyde, el exministro Fernando Martínez y segundo vicepresidente de la Asamblea Nacional, Stalin González viajaron al país europeo.

De acuerdo con el portal Alnavio, que reveló la primicia, la negociación contaría, además, con el aval del líder de Voluntad Popular Leopoldo López, el mismo partido al que pertenece el autoproclamado presidente interino Juan Guaidó. Sin embargo, esto aún no ha sido confirmado por fuentes de la oposición.

Le recomendamos: ​Así le ha dado la espalda el chavismo a Maduro

No obstante, no quedó claro si Nicolás Maduro autorizó estas nuevas conversaciones, que, de acuerdo con las fuentes consultadas por Reuters, se dieron tras un esfuerzo de varios meses. 

Según informó Reuters, oposición y chavismo no se han reunido todavía y los encuentros han sido por separado con los representantes de Noruega, afirmó una de las fuentes sin agregar más detalles. Por su parte, reporta Alnavio, en los acercamientos no se han hablado de temas específicos y aún se encuentran definiendo aspectos de metodología

De hecho, se espera que los acercamientos culminen este jueves, día en que los representantes de ambos bandos regresarán a Caracas.

Los otros partidos, no estarían informados y mucho menos involucrados, de acuerdo con el portal español.

De hecho, recién se conoció esta noticia, el partido opositor Primero Justicia afirmó que ninguno de sus militantes “está en Noruega en ninguna responsabilidad”. El encargado de realizar esta declaración fue el diputado Julio Borges en su cuenta de Twitter.

Le puede interesar: Juan Guaidó: “Falta que la Fuerza Armada venza el miedo

“Reiteramos la información que oficializa nuestro partido y queremos aclarar que nos enteramos de esta iniciativa una vez ya era pública”, afirmó el expresidente de la Asamblea Nacional.

 

 

La crisis venezolana escaló a otro nivel desde el pasado 10 de enero, cuando Nicolás Maduro juramentó un nuevo periodo presidencial tras los resultados electorales de los comicios del 20 de mayo de 2018, en los que no participaron los principales partidos y candidatos opositores.

Aquella elección y el nuevo mandato de Maduro fueron declarados ilegítimos por la oposición y varios países de la comunidad internacional. Por ello, el 23 de enero, la Asamblea Nacional proclamó a su presidente, Juan Guaidó, como mandatario interino hasta que pudiera organizar elecciones democráticas en el país.

La mayoría de los países de América y Europa, entre otros, reconocen la autoridad de Guaidó y piden la renuncia de Maduro. Pero el gobierno chavista resiste y no parece claudicar pronto.

El acercamiento entre oposición y oficialismo se da, de hecho, 15 días después de la fallida insurrección militar con la que Guaidó intentó convencer a los militares a cambiar de bando. Desde entonces, el gobierno chavista contraatacó con el arresto del diputado Edgar Zambrano y el retiro del fuero parlamentario a 13 parlamentarios, acusados de conspiración.