“Padres de niños migrantes son quienes no quieren reunirse”: campaña de Trump

Noticias destacadas de El Mundo

Tras informarse que más de 500 niños que el presidente separó de sus padres desde 2017 no han podido reunirse con sus familias, la campaña del mandatario argumenta que el reencuentro es difícil porque sus tutores son quienes no “quieren que regresen”. Esto es falso. El problema es que no se sabe dónde están los padres, y eso es culpa del gobierno.

Tim Murtaugh, director de comunicaciones de la campaña del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró este viernes que la reunificación de más de 500 niños migrantes separados de sus familias “no es tan simple” e indicó que, en muchos casos, son los padres quienes no quieren que sus hijos sean devueltos a sus países de origen.

“Ha sido la experiencia del DHS (Departamento de Seguridad Nacional) que, en muchos casos, los padres no quieren que los niños regresen”, declaró Murtaugh a la cadena CNN.

El martes pasado, un grupo de abogados designado por un tribunal federal para reunir a pequeños inmigrantes con sus familias admitió que no ha podido localizar los padres de 545 niños separados a la fuerza de sus parientes indocumentados entre 2017 y 2018.

El tema saltó al escenario del debate que sostuvieron la noche del jueves Trump y el aspirante demócrata a la Casa Blanca, Joe Biden, quien tachó de “criminal” la política de separación de familias migrantes de la Actual Administración.

Trump defendió que su Gobierno “trata muy bien” a los 545 niños cuyos padres todavía no ha localizado después de que se pusiera fin a la política de “tolerancia cero”,

Al amparo de esa iniciativa, impulsada en mayo de 2018 por el entonces fiscal general Jeff Sessions, más de 2.800 menores fueron separados de sus padres, hasta que el juez federal Dana Sabraw ordenó la reunificación de los pequeños.

En ese momento, no terminó de quedar claro si todos los pequeños separados pudieron ser reunificados con sus familias.

“El hecho es que no es tan simple como usted lo hace parecer o como Joe Biden lo hizo sonar en el debate anoche para localizar a los padres que están en otros países”, puntualizó Murtaugh, para quien se trata de “una situación lamentable”.

El portavoz del DHS, Chase Jennings, publicó el miércoles un comunicado en su cuenta de Twitter, en el defendía que esa agencia “ha tomado todos los pasos para facilitar la reunificación de esas familias donde los padres querían que tal reunificación ocurriera”.

“El hecho simple es este: después de que se hizo contacto con los padres para reunirlos con sus hijos, muchos padres se han rehusado”, agregó el funcionario, quien resaltó que “el resultado es que los niños permanecen en Estados Unidos mientras sus padres continúan en sus países de origen”.

La separación de familias inmigrantes que atravesaban la frontera sin documentos y la condición en la que permanecían muchos pequeños inmigrantes detenidos por el Gobierno de Trump generaron controversia en EE. UU., donde abogados, activistas y congresistas han exigido que se acabe con este tipo de políticas.

El gran problema es que el gobierno no registró datos de todos los padres separados de sus hijos. Muchos fueron deportados a zonas rurales, algunos no hablan español sino lenguas indígenas y no tienen acceso a internet.

Más que una mala comunicación entre agencias gubernamentales lo que existió fue “una negligencia increíble”, dijo a la AFP George Hoffman, director de la Clínica de Inmigración de la Universidad de Houston en Texas.

“Lo que ha hecho el gobierno Trump es implementar estas políticas que tienen como objetivo energizar a su base pero que no tienen autoridad legal”, añadió.

“¿Quién construyó las jaulas, Joe?”, preguntó una y otra vez Trump en el debate, en referencia a fotos de 2014 que mostraban a inmigrantes detenidos tras las rejas.

El expresidente Barack Obama, del cual Biden fue vicepresidente, fue llamado “deportador en jefe” debido a los 3,2 millones de inmigrantes que expulsó del país entre 2009 y 2016.

Trump preguntó a Biden por qué durante ocho años en la Casa Blanca no legalizaron a los inmigrantes, como promete ahora, y su rival le respondió que fue “un error”.

Biden dijo que si es electo, pedirá al Congreso legalizar a los 11 millones de indocumentados en el país.

Le recomendamos: EE le explica: Estados Unidos no puede reunir a las familias que separó en la frontera

Comparte en redes: