Papa Francisco clama por una solución de "dos estados" para conflicto entre Israel y Palestina

Desde la Basílica de San Pedro, el jerarca de la iglesia Católica pidió que se mantengan las fronteras “reconocidas a nivel internacional”.

"Que el Señor sostenga también el esfuerzo de todos aquellos miembros de la Comunidad internacional", insistió el Sumo Pontífice. Foto: AFP

Este 25 de diciembre, el gobierno de Jimmy Morales en Guatemala se manifestó como el primero en respaldar a la administración Trump y anunciaba el traslado de su embajada a Jerusalén. En contraste, desde el Vaticano, el papa Francisco enviaba un mensaje a los políticos: “Recemos para que entre las partes implicadas prevalezca la voluntad de reanudar el diálogo”, expresó el jefe máximo de la iglesia Católica.

El papa agregó una frase que resulta fundamental en estos tiempos en que Estados Unidos insiste en reconocer a Jerusalén como la capital de Israel, lo cual ocurrió el pasado 5 de diciembre, recibiendo así un rechazo masivo en las Naciones Unidas: “Y se pueda finalmente alcanzar una solución negociada que permita la coexistencia pacífica de dos Estados dentro de unas fronteras acordadas entre ellos y reconocidas a nivel internacional”, dijo desde la Basílica de San Pedro.

(Vea: El papa pide en Nochebuena caridad y hospitalidad con los migrantes)

El papa Francisco fue explícito en sus inquietudes cuando el gobierno Trump declaró que reconocía a Jerusalén como capital de Israel, un hecho que exacerbó aún más las tensiones que se viven entre Israel y Palestina, pues desde que Naciones Unidas conformó el Estado de Israel en 1947, en un territorio entonces habitado por palestinos, ambas naciones se han disputado el control de Jerusalén.

“No puedo callar mi profunda preocupación por la situación que ha sido creada en últimos días y, al mismo tiempo, deseo lanzar una apelación desesperada para que todos se aseguren de respetar el statu quo de la ciudad según las resoluciones relevantes de las Naciones Unidas”, dijo el papa Francisco durante su audiencia matutina en el Vaticano un día después de que se conociera la determinación de la administración de Donald Trump.

"Que el Señor sostenga también el esfuerzo de todos aquellos miembros de la Comunidad internacional que, movidos de buena voluntad, desean ayudar a esa tierra martirizada a encontrar, a pesar de los graves obstáculos, la armonía, la justicia y la seguridad que anhelan desde hace tanto tiempo", insistió el Sumo Pontífice antes de impartir la tradicional bendición "Urbi et Orbi" de Navidad. 

Desde que se encontraba en la carrera por la Casa Blanca, Trump había prometido que reconocería a Jerusalén como la capital de Israel, lo cual realizó antes de terminar su primer año como el mandatario de la mayor potencia del mundo. La sola promesa despertó tantas sensibilidades que hasta Irán aseguró que habría guerra en caso de que ocurriera. Ahora que Trump cumplió su palabra, el panorama político mundial está alerta por lo que podría venir.

(Le puede interesar: El papa Francisco se despidió de Colombia)