Ante grave escasez, llega el pico y placa para comprar gasolina en Venezuela

Noticias destacadas de El Mundo

La situación de escasez de combustible que tiene a los venezolanos al borde del colapso se agrava, por eso el ministro de Petróleo, anunció que se aplicará una medida de pico y placa para poder acceder al producto.

Venezuela pondrá en marcha el próximo lunes un plan para distribuir gasolina por el número de placa de los vehículos, medida que responde a la severa escasez de combustibles en el país caribeño, anunció este jueves el ministro de Petróleo, Tareck El Aissami.

Ya el gobierno de Nicolás Maduro, en medio del colapso de la producción de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) y su sistema de refinación de combustibles, ha aplicado en el pasado mecanismos de venta de gasolina por número de placa; sin conseguir con ello acabar con el desabastecimiento, que provoca kilométricas filas en estaciones de servicio.

“Se retoma el día de suministro según el último número de placa de cada vehículo, un método ya conocido por todos los venezolanos, con el propósito de ordenar el flujo vehicular en las estaciones de servicio”, dijo El Aissami en una declaración transmitida por la televisión estatal, leyendo un comunicado de una comisión que preside para reestructurar PDVSA.

Ver más: Las regiones se rebelan contra Nicolás Maduro por escasez de gasolina

El plan busca, aseguró el funcionario, la “normalización del esquema de distribución y comercialización de combustible” en medio de sanciones de Estados Unidos contra Venezuela y PDVSA en su presión para tratar de desplazar del poder a Maduro.

El nuevo esquema coincide con la llegada esta semana, según la web Marine Traffic, de dos buques de Irán cargados con gasolina. El gobierno socialista no ha dado detalles, aunque Maduro expresó el miércoles que “está llegando del exterior” combustible “para el mes de octubre” y que están siendo gestionadas importaciones para “los meses sucesivos”.

Maduro aseveró también que Venezuela pudo reactivar dos de sus principales refinerías y eso, según El Aissami, permitirá cubrir “el consumo interno”.

En junio pasado, el gobierno chavista lanzó tarifas dolarizadas para la gasolina luego de la llegada de cinco embarcaciones iraníes con 1,5 millones de barriles de combustible.

Ver más:

El litro de gasolina de alto octanaje subió a 50 centavos de dólar, mientras se mantuvo un alto subsidio con una tarifa en bolívares equivalente a poco más de un centavo de dólar, pero solo válida con límites de consumo y registro previo. En principio, la escasez retrocedió, pero nuevamente fue ganando terreno.

Venezuela, el país con las mayores reservas de petróleo del mundo, ha visto caer su producción de crudo de 3,2 millones de barriles por día hace doce años a menos de 400.000 en la actualidad, de acuerdo con la OPEP.

El sistema de refinación de la otrora potencia petrolera, con capacidad instalada para procesar 1,3 millones de barriles diarios de crudo y combustibles, a duras penas funcionó a 12% de su potencial en el primer trimestre de 2020, según cifras proporcionadas a la AFP por fuentes de la industria.

La ley antibloqueo

Venezuela registró en los últimos seis años la “brusca” caída del 99% de sus ingresos petroleros, aseguró Maduro, al atribuir parte de la catástrofe económica a sanciones financieras impuestas por Estados Unidos para deponerlo.

“Entre 2014 y 2019 Venezuela experimentó la más brusca caída de ingresos externos de su historia, quizás es primera vez que me refiero a estos números de manera pública: en seis años perdimos el 99% del volumen de ingresos en divisas”, dijo Maduro durante una cadena de radio y televisión obligatoria.

Desde 2015 “en adelante el ritmo de caída de los ingresos externos de Venezuela se eleva a 30.000 millones de dólares al año”, precisó. “Esta cifra desafía la propia imaginación, resulta imposible imaginar siquiera el tamaño de la presión que ha sido aplicada a nuestra economía”, subrayó el heredero del expresidente Hugo Chávez (1999-2013).

Ver más: Las sanciones económicas no funcionan

Según Maduro, bajo cuya gestión el país con las mayores reservas de crudo del mundo transita hacia su séptimo año de recesión, “de cada 100 dólares o euros que el país obtenía por venta de petróleo en 2014 hoy obtiene menos de uno”.

Estados Unidos mantiene desde abril de 2019 un embargo de facto al crudo venezolano, además de otras sanciones. El grueso de esas medidas entraron en vigor tras las elecciones de 2018 que le dieron un segundo mandato a Maduro, pero tachadas de fraudulentas por Washington.

La privada Encuesta Sobre Condiciones de Vida (Encovi) presentada en julio pasado por las principales universidades del país, reveló que los índices escalaron a niveles “nunca” vistos: la pobreza por ingresos alcanzó en 2019 el 96,2% de los hogares, y la pobreza extrema, el 79,3%, frente al 92,6% y el 76,5% de 2018.

Maduro presentó el una propuesta de ley “antibloqueo” ante la Asamblea Constituyente -controlada por el oficialismo- que rige al país y que en la práctica asumió las funciones del Parlamento, único poder en manos de la oposición.

Con esta ley, el mandatario espera que su gobierno pueda “avanzar en nuevas modalidades” que “burlen todos los mecanismos de persecución y bloqueo internacional”.

Comparte en redes: